Publicado el 2 comentarios

¿Por qué se enferman los ovarios?

¿Qué sabes sobre tus ovarios? Considero importante hacernos está pregunta para comenzar este artículo. Si tu respuesta se parece a lo que algún día respondí yo “ Los ovarios son el lugar de  donde salen los óvulos” y un silencio y puntos suspensivos… pues créeme no es tarde para aprender más sobre tu anatomía de mujer y sobre todo en el plano de las energías y emociones que este preciado órgano guarda.

En este artículo quisiera entregar un complemento al conocimiento anatómico que es muy importante de entender, sobre cómo funcionan nuestros ovarios, y sobre las emociones que vamos desplazando y sofocando en nuestro cuerpo que llegan a enferman los ovarios.

Antes de darte luces sobre la posible respuesta me gustaría honrar el trabajo de investigación que hizo Jimena Chalchi en la página de http://yeztli.com/ Lo cual complementa maravillosamente este artículo por favor léelo.

Pregunte a las mujeres lo siguiente, al pensar en los ovarios, ¿Qué es lo que viene a tu mente? Y ante esto respondieron, nutrición, fertilidad, ovulación, redondez, inicio, protección, pequeño, sutil, placer, vida, fuente, al ser dos son la balanza perfecta, son excusas para vivir distintas experiencias, nido, ternura, fuerza creadora, la conexión con mi linaje, y para algunas era dolor, y lucha.

Muy buenas respuestas¡¡ sin embargo,  no todas las mujeres hemos pensado positivamente sobre nuestros ovarios, (pues no nos enseñaron a pensar positivamente sobre nuestro cuerpo femenino) algunas al pensar en ellos  expresan, “ a  veces  duelen” “ o son para mi una lucha constante” pues tienen ovario poliquistico por ejemplo o algún síntoma que las acongoja.

girls-602168_960_720Pareciera que en algunas mujeres sigue interiorizado la típica frase cuando menstruamos “ me duelen los ovarios ”  Y entonces  ¿por qué duelen? ¿Por qué se enferman? Si desde alguna parte de nuestra conciencia casi susurrado desde nuestra biología nos hace saber que los ovarios son vida, placer, nutrición, fertilidad, fuerza creadora, conexión, y poder personal ¿será que duelen por que alguna parte de nuestra feminidad duele?, ¿será posible que  enfermen por que no conectamos realmente con el placer de ser mujer?, ¿por qué el placer lo disfrutamos poco o casi nada? ¿Por qué  la fertilidad la concebimos solo para crear hijos?, ¿y la fuerza y el poder lo delegamos y tememos sentirlo en nosotras? ¿ o quizás porque no permitimos mostrar nuestra feminidad? Y tenemos una idea de que ser femenina es debilidad.

¿Por qué pensar que la enfermedad en nuestra anatomía es casi una maldición que nos toca vivir por ser mujeres? ¿Tiene arreglo mi cuerpo que no ovula y genera miomas y dolor? ¿Las pastillas es el único método  para controlar el SOP y los miomas? ¿Solo mediante una operación puedo sanar mis ovarios de los miomas o quistes?

Pues hay varias maneras de entender el lenguaje de los ovarios, cada vez hay más mujeres dispuestas a aceptar la idea de que los síntomas físicos son una expresión de un conflicto psicológico-espiritual y que la curación no es  posible únicamente en la dimensión física.

Debiéramos tomar conciencia entonces que los síntomas que el cuerpo expresa son mensajes del alma y que es posible iniciar el camino de curación de la energía femenina a través de los síntomas.

Son los ovarios los encargados de liberar las semillas de vida que hay en nuestro cuerpo de mujer por ende cuando hay una somatización en los ovarios hay simbólicamente un conflicto (consciente o inconsciente) con la vida, la fuerza, el poder,  la feminidad y porque no, también con tu linaje de mujeres, como dice Ange Illanez que amorosamente dejo su testimonio a la pregunta que deje en Facebook ” Me forme en el útero de mi madre y mis ovarios y los óvulos que maduraron mes a mes nacieron conmigo y con la impronta de las mujeres de mi clan.”

La psicóloga Pilar Sordo en su libro  viva la diferencia, expone una investigación hecha por ella donde estudio las respuestas de  hombres y mujeres en el que se les hizo asociar libremente las palabras folículo u óvulo o útero y espermio “En relación a óvulo las palabras más escogidas tenían que ver con el concepto de retener, acoger, espera, menstruación, dolor, vida, amor, solo y lento”. Al hacer el análisis de todos los términos que la gente expresó en sus asociaciones, podemos extraer las primeras conclusiones sobre cómo lo biológico es extrapolable a la psicológico. ¿Qué significa esto? Que en nuestro cuerpo está el mensaje, parece simple¡¡. Los óvulos nos entregan las hormonas necesarias para desarrollarnos como mujer, nuestro cuerpo y nuestro psicología están unidos, si pudiéramos darle un lugar en nuestro cuerpo a las palabras PODER,  VIDA, HERENCIA, AMOR de seguro seria entonces en el órgano encargado de generar todo esto, en este caso, los ovarios y el útero.

Cuando lo femenino se endureceanemone-179006_960_720

En los casos de mujeres con problemas para ovular es importante tener en cuenta que la persistencia del folículo más allá del tiempo apropiado se produce cuando no tiene lugar la ovulación en el ovario. A nivel corporal es frecuente que la causa radique en que la cápsula del folículo no se rompa porque es demasiado dura. No es raro que entonces siga creciendo, se vuelva más grande y llegue  a convertirse en un quiste y por lo general lleno de agua. Para las afectadas habría que averiguar hasta qué grado sus tejidos actúan como un espejo y ella es dura y recia consigo misma, sobre todo en lo relativo al tema de “tener hijos”. Donde todo se convierte en tejido conjuntivo, duro, y no se deja paso libre al óvulo puede haber indicios hacia una falta de desprendimiento en el propio ámbito femenino. Es evidente que falta confianza  y que en lugar de llegar a ti llegan al blindaje que te has puesto.

Si se avanza un paso más se crea el vínculo entre el óvulo femenino y el principio de la luna, y con ello de los sentimientos, puede suponerse que las afectadas, después de muchas heridas en su sensibilidad que han afectado su lado femenino, se han colocado una coraza (tejido endurecido en su óvulos y ovarios) y que prefieren no dejar salir nada de su lado blando, de sus sentimientos y lágrimas.

El poder de la energía Yin. El ovulo emite energía que llama al espermio.

Es algo mágico realmente que el espermio entre al ovulo, ¿será que el ovulo llama al espermio y le permite la entrada? ¿Somos nosotras las que permitimos la gestación?. Christiane Northrup comenta en su libro cuerpo de mujer sabiduría de mujer lo siguiente “El poder yin es el poder del óvulo que envía una señal al espermatozoide y luego se sienta a esperar que este venga.” ¿Sera entonces que al trabajar en una la posibilidad de creer, de confiar, de entregarse y despertar en una las cualidades yin que poseemos ayude entonces a sanar los síndromes en los ovarios? En mi experiencia yo creo y siento que SI ¡¡¡ que trabajando en una en conciencia sobre nuestras corazas, heridas en lo femenino que tenemos y el blindaje que nos pusimos pues si ayudará a que nuestros ovarios y óvulos se abran al sentir de nuestro santuario femenino.

Traducido a nivel espiritual, la problemática para las mujeres radicaría en endurecerse cada vez más en sentido figurado, resguardarse mejor y con ello imponerse, quizás el trabajo interior radique en endurecerse menos a nivel corporal, mental y emocional y dejar de construir muros que nos alejen de sentir.

Desde  nuestro interior aflora la sanación

meditation-1063449_960_720

C.G. Jung saco a la luz el ánima (femenino)  y el ánimus (masculino), cada una de nosotras tiene ánima y ánimus ¿en dónde? En nuestra psique según Jung, sin embargo estos también se muestran en nuestro cuerpo cuando lo femenino se vuelve demasiado duro y lo varonil, lo masculino, demasiado blando y femenino es que nuestros polos están en desarmonía. Si ambos ánima y ánimus en nuestro interior se comprometieran, es decir si logramos encontrar el equilibrio de estas dos fuerzas en nuestro interior, los síntomas en lo femenino dejarían de manifestarse, pues no solamente el trabajo de sanación femenina es en el campo de lo femenino, somos un todo, ánima y ánimus.

Somos varias mujeres con heridas en lo femenino, heridas que vienen de lo masculino, son siglos de patriarcado donde  Las mujeres hemos vivido un borramiento de nuestra  energía a partir del surgimiento del patriarcado, que sucede del 900 a.c. hasta el 1,200 d.c, cristalizado en nosotras vida tras vida, donde la falta de voz, de presencia, de influencia en la esfera cultural, política y social nos ha llevado a mantener el silencio y la aceptación de todas estas influencias externas, alejándonos de nuestro sentir y nuestra conexión interior, otorgando el poder a los otros. (Dicho por Ana Silvia Serrano). ¿No es curioso entonces que no queramos abrirnos a lo femenino verdad? Pues las memorias que guardamos en los ovarios y en el útero pues muchas veces surgen como un miedo, o bloqueo por tanta historia psíquica, energética donde nos usaron, mataron, quemaron , y avergonzaron por ser mujer, por lo tanto no es raro que nos masculinicemos y nos endurezcamos pues tampoco nos enseñaron a mostrarnos a liberar estas cargas, inseguridades, frustraciones, miedos y rabias, la frase “ las niñitas lloran” nos ha dañado mucho también, hay muchas mujeres que les cuesta llorar, emocionarse, que les cuesta sentir, tampoco vivimos en una cultura donde el afecto sea algo cotidiano, muchas veces es algo casual, casi oculto o solo entre personas muy cercanas y en las palabras diarias, en los gestos, pues se ve poco o casi nada en algunos casos.

Ahora bien la problemática del por qué los ovarios se enferman puede reducirse a que nos hemos endurecido, por que hay heridas en lo femenino que hay que sanar, sentir, expresar, liberar.

Las mujeres con molestias en sus ovarios (o útero) debería estudiar la devaluación que han hecho o a lo femenino en ellas o a lo masculino externo (e interno) y tomar conciencia en qué grado han asumido improntas que sigan afectando desde adentro (desde su mente/emociones/insconciente) su anatomía de mujer. Es posible que si no hacen esto su centro femenino siga gritando pidiendo socorro por medio de sus dolores. Éstos buscan siempre atraer la atención sobre sí y conseguir aprecio y dedicación. Donde una mujer consigue una valoración positiva de su propio mundo inferior y pueda valorarlo y liberarlo del rincón de sus sombras experimentará alivio general. Donde el vientre se convierte incluso en fuente de alegría y placer sin límites.

El trabajo interior te llevará a tener una sanación y  una dedicación voluntaria.

Lo que ayuda a emprender este viaje de sanación es estar acompañada por una terapeuta, la terapia que ayuda a este viaje es las geometrías de obsidiana, respiración ovárica alquimia femenina, hierbas medicinales, cambio de alimentación, conciencia, conocimiento y compromiso contigo.

Bibliografía

Dahlke “el mensaje curativo del alma femenina”

Publicado el Deja un comentario

Curar el alma femenina de nuestro linaje tomando conciencia de nuestro ciclo menstrual.

Como Mujer y Madre de 3 niñitas siento un profundo llamado a compartir parte de una hermosa auto investigación que me llevo a reconocer desde el año 2005 mi ciclo menstrual como una senda de autoconocimiento y espiritualidad, fue tan sagrado lo que encontré que esto me llevo a desarrollar toda mi carrera en torno al conocimiento del cuerpo, mente y espíritu de las mujeres.

Conversar sobre el ciclo menstrual es muy sanador. Todas hemos tenido algo que contar sobre este tema, quizás una anécdota, una que otra vergüenza, una historia que nos conmueve. La verdad para mi conversar sobre la menstruación es una gran medicina para el alma de la mujer…ya el solo hecho de escuchar otras historias sobre este tema nos invita a querer descubrir aún más profundo de que va este misterio de sangrar y ovular mes a mes.

Cuando una mujer mantiene una relación atenta y amorosa con su propio cuerpo le trae como beneficio amor propio, autoestima, valor, y sanación. Cuando una mujer se empodera de su cuerpo, de su ciclos hormonales, de resignificar su vida de mujer, puede incluso realizar una sanación transgeneracional y con ello incluso curar si es necesario el alma femenina de su linaje de mujeres.

Quiero compartir contigo un testimonio muy lindo para que entiendas esto de como la toma de conciencia sobre tu ciclo menstrual puede ayudar a sanar tu linaje de mujeres.

Esto lo comparte Erika Pilquín y su hija Tyare.

La experiencia vivida al llegar Aflora mujer hace ya casi 7 años.

Esto partió Cuando vi en las páginas de Facebook la promoción de un taller llamado “La luna en ti” me resonó tanto este nombre (puesto que siempre me he sentido muy atraída por la luna) el pensar que esto tenía relación con mi menstruación me parecía algo maravilloso…  Sentía que algo de esto estaba muy relacionado conmigo pero no sabía que era, por eso llegue un día de mayo del 2010  junto a mis 2 bellas hijas de 9 y 16 añitos y 1 amiga con su hija de 14 años a una salita llena de bella energía a reconocernos como mujeres cíclicas, lunáticas, sangrantes.  Eso fue lo mejor!! Un clan de mujeres juntas en busca de saberes. Y me sorprendí de tanta información que esta oculta en nuestra sociedad “patriarcal” me impactó todo lo que aprendí ese día. Quede maravillada con tanta información y feliz porque mis hijas recibieron esa información que yo jamás (Por ignorancia) podría haberle entregado y porque en esos tiempos mi palabra no era significante para mis hijas, o más bien yo no lo hacía significante para que ellas valoraran mi palabra.

Ese día despertó mi conciencia dormida… y empecé a recorrer los caminos del conocimiento femenino, reencontrarme con mi sangre que nunca antes había valorado, por el contrario como muchas mujeres yo la detestaba.  Asimismo, hasta lamentaba ser mujer.

Hoy en día, luego de mucho tiempo de trabajar y concientizar para romper patrones mentales, sociales, culturales que me hacían reprimirme el ser mujer. Me siento plena, femenina, gozadora, mujer-madre-hija-amiga que fluye al ritmo de la vida.

Fue un proceso maravilloso, pero para nada fácil. Aún sigo trabajando día a día!!

Este camino comencé a recorrerlo junto a mi hija que ahora tiene 25 años. Tuve que Reconstruirme como mujer, madre y sobretodo, y lo más difícil, como hija (Y aún estoy en ese proceso). Aparecieron muchas culpas, miedos, decepciones, penas, frustraciones. Y aprendí a vivir cada momento, cada pena, cada alegría a concho!  Reencontrarme con mi Yo mujer… Fue difícil!!  Pero aflora mujer esta para eso, para guiarnos en este camino que cada una elige reconstruirse. Los círculos de mujeres son una gran medicina que ayudan a entenderse y entender a más mujeres y cada ciclo de luna nos entrega un consejito de cómo llevar nuestra vida.

Ahora Amo mi menstruación!!!!,  Se lo importante y valioso que es para nuestro “Ser Mujer” para nuestra útera  y todo nuestro cuerpo…. y como esto repercute en quienes nos rodean.

Como madre me siento feliz de entregarles estas herramientas a mis hijas, y sobretodo que con el ejemplo ellas vean lo maravillosos de ser mujer, lo importante de estar conectadas con nuestro sangrado, la luna, la naturaleza. Ambas honramos nuestra sangre y la entregamos a la tierrita, valoramos ser mujer, porque ya nos reconocemos y sabemos nuestros valiosos poderes que tenemos. Compartimos esta información a amigas, hermanas, sobrinas a todas las mujeres que conocemos, sabemos que no todas nos creen,  pero con una que se nos una, ya nos sentimos agradecidas!!

Nuestra relación madre e hija es maravillosa, deje de ser madre patriarcal y pase a ser madre-hermana (reconozco que es un trabajo que sigue en proceso día a día)  Porque primero tengo que ser hija-hermana de mi madre y eso me ha costado mucho…  Así mismo, nuestras relaciones con nuestras parejas, amigas, de trabajo también han cambiado; se han quebrado algunas y han aparecido justo las personas que necesitamos para nuestro BienEstar!

Mis hijas son más libres, más hermosas, más decididas, mas ellas mismas y todo en su vida les ha cambiado al igual que a todo mi linaje femenino, mi madre, tías, primas hermanas. Hemos sanado parte de nuestra esencia femenina….. y eso ES MARAVILLOSO,  casi irreal… Pero cierto!!

 

Tyare la hija nos comparte su sentir:

Sobre la menstruación, fue un cambio importante, ya que la visión personal como familiar cambio totalmente no solo en el ámbito femenino, si no a nivel de vida de costumbres y tradiciones, nos comenzamos a sentir mejor y a ver la lunita de algo aún más positivo ya que no solo limpia a la mujer sino millones cosas positivas. Al ir resolviendo pequeños conflictos conmigo misma fuimos con mi madre sanando también la relación y hacia atrás, todo nuestro linaje. La vida nos cambió por que tomamos conciencia de nuestro cuerpo y entorno por lo tanto obviamente que no seguiría siendo lo mismo, ahora nos entendíamos, yo a ella y ella a mí y juntas a mi hermanita chica en lo que ella esta y en lo que se viene. Auto-conociéndose además ayudas a los tuyos, te entregas y recibes de otra forma, por lo tanto mil veces agradecida de la bendición de haber llegado a esos lugares y de aprender a reconocernos.

Que inspirador leer a esa madre y esa hija.

Eh querido compartir esto con ustedes pues el sangrado que toda mujer tiene mes a mes es simboliza el inicio de un viaje interior, donde vamos reconociendo como nos relacionamos con las mujeres de nuestro linaje, nuestro entorno y con nosotras mismas. Cuando me he encontrado con estos testimonios realmente confirmo y afirmo que cuando una mujer sana, sanas todas, las generaciones pasadas y las futuras.

 

 

 

Publicado el 1 comentario

La primera menstruación de tu hija.

La primera menstruación (menarca) de nuestras hijas cumple con una ley natural: que a todas las mujeres les va a llegar en algún momento de su crecimiento, el tiempo de entrar al gran ritmo de sus hormonas, y por ello al camino del ciclo menstrual.

¿Cómo me preparo como madre para este momento?

Tú ya menstruas, intenta sanar la relación con el ciclo menstrual que hoy tienes y vives. Sanar significa también que tomes conciencia de este ritmo al que tu hija pronto va a entrar, sanar es tener conocimiento para informar a tu hija de lo maravillosa que es su menstruación en su vida de mujer, sanar demuestra que tu comportamiento y conducta para recibir tu propia menstruación está enseñando a tu hija lo que esto significa para la vida de una mujer y por último sanar significa poner corazón a este momento, por lo tanto ante la pregunta ¿Qué hacer cuando le llegue su primera menstruación?  Felicitarla es la mejor respuesta, dejar una impronta positiva en ella, de que está dando un paso hacia su crecimiento y desarrollo.

Si tú como mujer madre no has sanado ciertos aspectos sobre tu propia relación con el ciclo menstrual, con la sexualidad, y con el cuerpo femenino, te será complicado transmitir a tu hija un mensaje sano, natural y sin complejos. Que su menstruación llegue no significa que comienza una sucesión de días problemáticos, dolorosos, e indeseables.

Desde pequeñas nuestras hijas debiesen recibir mensajes positivos sobre su cuerpo de mujer, partiendo por informarles correctamente el nombre de cada parte de su cuerpo, si le vas a conversar sobre su vagina, su clítoris, su ano, sus pechos, díselo tal cual es su nombre, solemos ponerle nombre o diminutivos a nuestra vagina o pechos, por lo tanto, mejora el dialogo desde pequeña, exprésate con naturalidad, no es grosero decir vagina o pene, es natural, ese es el nombre.

Lo importante de sanar en ti, es que le heredas mensajes positivos, y una vida cíclica rica y transformadora.

1.- Sana con, conocimiento, conciencia, comportamiento y corazón, tu propia historia como mujer cíclica y menstruante. Si hay dolor en tu útero, si lo que a ti te transmitieron cuando eras niña no fue agradable, si tus menstruaciones son o han sido dolorosas y las vives con extrema irritabilidad y la consideras indeseable cada vez que llega, proponte sanar esto. Poder resignificar tu menstruación ayudará a que no le transmitas aspectos negativos de rechazo, prejuicios y mitos. Para ello en Aflora Mujer hay terapias y talleres que te ayudan a comprender, sanar y resignificar tu ciclo menstrual en tu vida.

2.- Normaliza la menstruación, todas las mujeres menstrúan, algunas lo esconden, expresan que durante este momento se enferman, o se ponen mal, te propongo  que  tu hija vea en ti que durante este periodo no eres la misma que en otros momentos del ciclo, muéstrale que es normal que tu energía baje y que tu emociones las expreses a veces con lágrimas o incluso con sueño, pereza y algunos momentos de impaciencia e irritabilidad, y así dejar un mensaje honesto y sano a tu hija, de que en esos días sagrados la mujer está en un periodo donde descansar, sentir, y bajar el ritmo es normal. Te incentivo a que bueques vehículos de expresión de tus emociones, como el arte, la danza, los masajes, sentarte a leer un libro, dormir, o cocinar algo rico, que ella vea en ti que esto de seguir “con normalidad su ciclo” significa escuchar su cuerpo, si el cuerpo quiere dormir pues que duerma, si hay baja energía que observe en ti de tu palabra que durante este periodo hay uno o dos días donde la energía baja y que está bien, es normal y en ese momento detenerte y descansar te beneficia. El ciclo menstrual cumple con la ley del ritmo, que dice que hay orden en el movimiento, hazle saber que durante su menstruación posiblemente baje su energía física, pero aumente su energía emocional y espiritual, y que cuando pase su menstruación, llegara energía renovada a su cuerpo, mente y emociones. Enséñale de lo cíclica que somos, es fácil solo debes escuchar tu cuerpo y sus necesidades.
3.- Decórate: Si, cuando menstrúes hazlo notar, que tu pareja también se informe de este gran momento, puedes usar una pulsera roja durante todo tu ciclo menstrual, que puedes crear junto a tu hija; yo hice una junto a mi hija cuando ella tenía 4 años (hoy tiene 6) y fue hermosa experiencia, ella cada vez que me ve usando esa pulsera, sabe que estoy menstruando y ella usa también una que ella misma tejió pero de varios colores.

4.- De la madre a la hija Si eres madre, tu eres un ejemplo para tu hija…es decir si tu mente y tu cuerpo recibe en amor y en paz la menstruación, y si este periodo no es indiferente para ti, si descansas un momento y usas algo que simbolice que estas menstruando, tu hija seguramente aprenderá que es algo sano y natural y sobretodo muy especial para su ser mujer y sabrá al verte a ti que durante esos días si su energía baja, no es algo malo, ella no está enferma ni se tiene que mejorar de algo, ni es caprichosa, ni de pronto le vino depresión, es normal sentir durante esta fase.

5.- Permítele: que encuentre su momento a solas si es necesario, deja ir tu necesidad de madre de saberlo todo y controlarlo todo, si tu hija de pronto baja su energía, la sientes olvidadiza, media perdida, te das cuenta que ha llorado o está muy irritable, ve en qué fase de su ciclo ella está y acompáñala a entender que somos cuatro mujeres en una y que el vaivén de sus emociones es normal, entrégale herramientas donde ella pueda expresar sus emociones, si ella te ha visto a ti seguir tu ritmo emocional durante el mes, te aseguro que podrá desarrollar en ella una mejor autoestima, mejor conocimiento de ella misma, de sus emociones y por lo tanto será una mujer más confiada en ella misma, y sabrá usar sus emociones con inteligencia.

6.-Higiene, que lo primero que transmitas no sea que su sangre esta cochina y sucia, háblale de la higiene personal durante esta fase como algo natural, y como un acto de amor a su cuerpo, suelta el mito de que no se puede bañar cuando menstrua y enséñale que lavarse por la noche antes de acostarse le puede ayudar a dormir tranquila y relajada.  Y te reitero, si ella ve que tú haces esto, ella solita lo hará cuando llegue su menstruación, tú eres su mejor ejemplo, déjale buenos recuerdos.

7.- ¿Toallitas de tela o desechables?  Si tú ya has hecho un cambio de usar toallas de tela, en vez d las tollas desechables, será fácil transmitir a tu hijas el por qué evitar usar toallas desechables. Sé que es difícil transmitir esto si ella jamás te ha visto usar toallas de tela, y por pudores de mancharse por ejemplo, por lo tanto deja que ella te vea en este cambio a ti, y si no quiere usar de tela, está bien, permite que ella elija pero que sepa que tú eres su ejemplo en esto y que al menos sepa porque existen las toallas de tela. ¿Tú sabes por qué dejar de usar toallas desechables? Porque los químicos que son usados para lograr que las toallitas femeninas sean blancas, son fuertes contaminantes del medio ambiente y a demás son tóxicos, es decir, venenosos para el organismo. Durante la menstruación, la concentración de bacterias de la flora vaginal disminuye, lo que hace que las infecciones sean más frecuentes en estos periodos. Es por eso que muchas mujeres no toleran las toallas desechables pues les producen alergia y picazón los químicos que tienen.

Y con los tampones es lo mismo, alteran considerablemente la flora en tu vagina.

¿Y si usa la copa luna? no recomiendo que las niñas al comenzar su ciclo menstrual se introduzcan la copa, sin siquiera haber tenido relaciones sexuales, deja que sea un poco más grande y que ella se anime a esto y pruebe si le sienta bien o no. Transmite pero no obligues.

8.- La vergüenza ante el padre: Puede suceder que tu hija tenga vergüenza de que informes a su papá que ya llego su menstruación, si es así, es porque seguramente como familia los temas sexuales no se han conversado con naturalidad y al ser esto así anteriormente, pues al momento del magno evento sexual donde la hija llega a menstruar, pues es de esperar que tenga pudor y vergüenza. Permite de antes que las conversaciones sean naturales y espontaneas, ella precisa saber de ti como madre/padre lo que es la sexualidad y el conocimiento de su cuerpo. Y si esto no ha sido así y ya llego la menstruación de tu hija pues construye este lazo con ella y cuando ella vea que tú vives con naturalidad la menstruación frente a su padre, ella recibirá el mensaje de que es normal y que no hay por qué esconder que menstrua a su papá, ni a ningún hombre. Los hombres también tienen que enterarse de este ciclo, si bien es por este ciclo que una se puede convertir en madre junto a un hombre. Es importante también que como mujeres podamos entregar mensajes positivos a los hombres sobre cómo vivimos la menstruación, como es el ciclo menstrual. Por eso infórmate, conócete y comparte con naturalidad.

9.- Anota, registra y sigue: Enséñale a tu hija a anotar y registrar su ciclo, que inicie anotando el primer día de su menstruación y que cada día siga su periodo, que ocurre en su cuerpo, cuanto fluye tiene, si hay malestar, que emociones siente, edúcala para que ella tenga un diario menstrual donde siga su ciclo, no solo el de menstruación que también sepa cuando ovula y que es la ovulación. Así conocerá su propio cuerpo.

10.- Y las sorpresas: Toda mujer alguna vez en su vida a manchado su calzón, al menos yo sí, y si te ha pasado pues, que sorpresa, ¿cierto?, coméntale a tu hija alguna anécdota de cuando manchaste tu calzón o el pantalón o la falda y compártele que ante estas “sorpresas” ella tenga siempre en su mochila 1 calzón extra y unas calzas o patas, y claro sus toallitas. Esto le dará seguridad en estos momentos pues sabrá que a todas nos ha pasado y que ante esto ella tiene su ropa y toallitas de repuesto.

 

¿Existe algún ritual para realizar cuando llegue su primera menarca?

Si existen mujeres, existen rituales. Las mujeres somos arte, sin saberlo hacemos rituales. Un ritual es un momento donde te detienes a honrar, celebrar y bien -decir al igual que bendecir. Un rito es un momento donde tomas algo que simbolice para ti, por ejemplo, algo que simbolice y es muy cotidiano, es el cumpleaños, en cada cumpleaños hay una torta y velas, al apagar las velas despides ese año que se va y recibes el nuevo año en tu vida, eso es un rito. Y cuando llega la primera menstruación de una mujer es un momento muy importante de significar y simbolizar en su vida, ese momento no lo olvidara jamás y será para ella el paso a su vida de mujer cíclica y menstruante, será su bienvenida. Para sentir el por qué felicitarla y bendecir y bien-decir su camino de mujer, es importante que primero como madre puedas tu sanar y rememorar ese momento en tu vida; tu primera menstruación. Recuerda, sana y celébrate, date la bienvenida, si jamás lo hicieron, pues hazlo tú por ti misma.

 

En Aflora Mujer hacemos este rito de celebrar tu primera menstruación, no importando los años que hayan pasado. Y así te aseguro que nacerá espontaneo el ritual que como madre puedes hacer para la llegada de la primera lunita o menstruación de tu hija. Ya verás que hablándole desde chiquita bien sobre la menstruación, cuando llegue su momento de sangrar ella solita bendecirá ese momento…y ese ritual nacerá espontaneo y creativo junto a ti y sus seres amadas. Y si quieres compañía para facilitar una instancia hermosa, mágica y sagrada cuéntame por correo para agendar un día y hacemos juntas un hermoso ritual de bienvenida a tu hija al ciclo menstrual.

Mensajes para ti: Un rito es un alto en el camino.

Abrázala y escúchala.

Celébrala, entrégale un regalo especial. Flores o un collar o mejor aún tejan juntas una pulsera roja para que ella use cuando menstrué.

Decora su pieza con una flor roja, coman juntas frutillas o frambuesas bien rojitas. Haz esto cada vez que llegue su sangre menstrual. Ella sola se dará cuenta del detalle que haces para ella. (No es necesario decirle nada, solo hazlo y veraz como ella lo disfrutara y agradecerá)

Deja que descanse si lo necesita.

Enséñale de las hierbas medicinales que puede tomar por si viene con molestias su sangre. Prepáralas tú junto a ella.

Entrégale un calendario lunar para que anote su ciclo, si le da pereza hazlo tu junto a ella por un tiempo.

Y muy importante respeta si ella no quiere que nadie sepa. Entra de a poquito junto a ella al reino de la diosa y el ciclo menstrual.
Ten paciencia y edúcala con tu ejemplo.

Publicado el 7 comentarios

6 consejos que te ayudarán a sanar el dolor premenstrual

¿Por qué tantas mujeres están experimentando desequilibrios hormonales, energéticos, emocionales? ¿Por qué el síndrome pre menstrual se presenta tan molesto, con dolor, cambios repentinos de humor?

utero

El cuerpo habla lo que el corazón calla, lo han leído seguramente. El útero y nuestras hormonas también gritan lo que nos hemos guardado. ¿Y lo escuchamos?. La verdad es sí, el cambio de humor, el malestar abdominal, el dolor de cabeza, y todos los síntomas para describir este síndrome pre menstrual, son la voz de tu alma femenina, de tu vientre.

Es por esto que todas las mujeres sienten su útero, sólo que aprendimos a sentirlo sufriendo, con dolor, con espasmos y calambres. ¿Tú crees que es efectivo vivir así cada mes la llegada de tu menstruación? ¿Te gustaría sentir tu útero sin esos dolores y malestares?  Quieres saber ¿qué puedes hacer para ayudarte a ti misma en esos cambios de humores?

Tenemos un solo cuerpo físico pero en el conviven el cuerpo mental (lo que pensamos y creemos de nuestro cuerpo- muchas veces adquirido por la cultura y educación), el cuerpo emocional (lo que sentimos), el cuerpo espiritual (lo que aspiramos, de donde nos nutrimos)

Es por tanto que el SPM debe abarcarse en la totalidad de lo que somos como seres humanas. En este artículo iremos viendo áreas en las que te sugiero reflexionar sobre cómo estas llevando tu relación integral con tu cuerpo de mujer.

La primera cura:woman-695454_960_720

El mensaje cultural que se nos trasmitió sobre el periodo menstrual, y la falta de honrar lo que está pasando en la mujer durante su ciclo menstrual es una de las causas del sufrimiento de muchas mujeres. Este sufrimiento es consecuencia de la pérdida de conocimiento sobre el poder del ciclo menstrual, sobre la creatividad y la conexión espiritual que surge durante este periodo. Por lo tanto la primera cura es resignificar el ciclo menstrual, restaurarlo en la mente femenina, limpiar dentro de nosotras los patrones, actitudes y modos de actuar y pensar sobre el ciclo menstrual

 

La segunda cura:

La alimentación es realmente tu medicina. Lo que comes también genera mayor inflamación y calambres de útero.

“A la vez que mejoramos nuestra alimentación,

 tenemos la oportunidad de aumentar nuestro respeto por nuestro cuerpo,

así como por el cuerpo del planeta en su conjunto”.

Christiane Northrup

 

¿Sabías que? el exceso de toxinas, sumado a una deficiencia de nutrientes, genera un desequilibrio en todo nuestro organismo y en nuestras hormonas sexuales.

En las mujeres, el balance entre la progesterona y el estrógeno es crítico. Un exceso relativo de estrógenos, denominado “dominancia de estrógenos”, está asociada con un incremento en el riesgo de quistes ováricos, endometriosis y síndrome pre-menstrual. Los indicadores tempranos de la dominancia de estrógenos incluyen el síndrome pre-menstrual, depresión, disminución del apetito sexual, ansias de dulces, menstruaciones abundantes, aumento de peso, y retención de líquidos.

En nuestra alimentación moderna se ha generado un desequilibrio importante: ingerimos muy pocos nutrientes que nos dan la vida y demasiadas sustancias que nos intoxican (antinutrientes). Muchas de las enfermedades que padecemos actualmente son causadas por dicho desequilibrio, ya que se excede la capacidad de nuestro organismo para desintoxicarse, lo que a su vez interfiere con la asimilación de nutrientes. Súmale a eso otros químicos que se absorben a través de la piel y la respiración, un estilo de vida sedentario y estresante, algún trauma emocional y nuestro equilibrio interno estará alterado.

La distensión abdominal, cólicos intensos y frecuentes, dolor por debajo de la cintura que puede irradiarse a la parte baja de la espalda o las piernas, irritabilidad, aumento de peso, retención de líquidos, dolores de cabeza, náuseas, diarrea, estreñimiento, micción frecuente y, en ocasiones, vómitos. Suelen formar parte de lo que se conoce como “síndrome premenstrual”. ¿Cuál es la cura de estos síntomas?, la verdad es simple, disminuir la carga toxica en nuestro cuerpo.

¿Y qué hacemos al respecto?, en primera instancia modificar tus hábitos alimenticios. Eso significa eliminar los alimentos que entorpecen el tránsito intestinal e intoxican tu cuerpo, entre ellas tenemos las harinas refinadas, azúcar blanca, ¿sabías qué? El azúcar roba al cuerpo vitaminas B y rompe el equilibrio de calcio / fósforo causando nerviosismo e irritabilidad. Así mismo es importante disminuir el café, sal, lácteos, carnes, nicotina.
Lo que No quieres es que la evacuación de los desechos y toxinas de tu cuerpo, se enlentezca, para ello debes aumentar la fibra, esto ayudará a que tus evacuaciones sean más frecuentes y tu cuerpo se limpie de mejor manera.

Realmente no hemos asociado que el intestino está muy cerca de nuestro útero y por lo tanto si hay toxinas acumuladas en el intestino pues se inflamara, generando más molestia y dolor al momento de menstruar. Tener una buena y frecuente evacuación nos ayudará a eliminar los estrógenos que ya han cumplido su función en el cuerpo. De no ser así, se reabsorben provocando un incremento de estrógenos en nuestro cuerpo. Ahora ya lo sabes, cuando un examen hormonal te aparece aumento de estrógenos, pues te ayudará limpiar tu intestino.

Otro dato importante es que efectivamente la deficiencia del complejo de vitamina B: B12, B6, B9 sobre todo, y bajo niveles de magnesio, folato y zinc también provoca en las mujeres mayores molestias.

Los alimentos que contienen estas vitaminas y minerales lo encuentras de forma abundante en los vegetales de hoja oscura, como espinacas, acelgas, lechuga, y en frutas como plátanos y piña, legumbres, huevo, espárragos, frutos secos, entre otros.

Mi sugerencia es consumir las hojas verdes crudas, pues al llevarlas a cocción se destruye casi el 80% de folatos, vitaminas y minerales.

La levadura de cerveza es otro complemento dietético con más concentrado en folatos, por lo que consumirla en capsulas te vendría muy bien.

Los batidos verdes y jugos de luz para mi han sido lo mejor para limpiar mi cuerpo y nutrirlo en profundidad, mi querida amiga Paulina Bentjerodt de www.rumboverde.cl me enseño todo sobre alimentación y depuración, con ello estas deliciosas preparaciones crudas, verdes, coloridas, y sabrosas. Les dejo 3 recetas que suelo prepararme para mi fase pre menstrual y menstrual.

orange-juice-569064_960_720

Batido pre-menstrual: 3 rodajas de piña madura, 2 cucharadas de aceite de coco orgánico, 1 plátano, 1 cucharada de chía remojada previamente en agua una hora. 1 vaso de leche de almendra, a la juguera, y a beber¡¡¡ te encantará. Tómalo la semana anterior a que baje tu sangre menstrual. 1 vez al día, por las mañanas.

Todos los días consume al menos 1 batido o jugo verde, mi favorito y el más simple de realizar es: espinaca, manzana roja, medio limón, todo junto a la exprimidora y a beber un sabroso jugo verde.

Menstrual: 1 betarraga cruda, 1 zanahoria, 2 manzanas rojas, raíz de jengibre (un poco a gusto), medio limón (sin cascara). Esto debe prepararse en exprimidora de jugo

 

Tercera cura:

El auto-cuidado.wellness-285587_960_720

La contracción le sigue a la expansión, la actividad al descanso, nuestro ciclo menstrual está construido de la misma manera, tenemos un periodo de actividad intensa, luego un periodo de descanso, un periodo de replegarse en una misma y otro de compartirse con otras personas. Nuestra menstruación es un recordatorio mensual para descansar.

Gestionar tu estrés, es uno de los trabajos que hoy se suma al ritmo de vida que llevamos en la ciudad, gestionamos las compras del supermercado, el orden en la casa, las comidas de los hijos, las salidas familiares, tus finanzas, y ahora hay algo más… gestionar tu estrés, que agote verdad. Sin embargo es algo que es, y hacer algo con ello resolverá mucho tu síndrome pre menstrual.

Una de las sugerencias es hacer un plan de autocuidado.

El plan de autocuidado debe nacer desde adentro, más allá de lo que yo pueda estar diciéndote ahora mismo, debe nacer de ti el ponerte como prioridad. Y si lo sé, la cosa cambia con hijos, tengo 3 hijas maravillosas, y cuando leo “ cuídate a ti misma” me digo tengo a 3 retoños menores de 6 años a los que cuidar ¿en que momento me doy tiempo para mí?, pero sabes que aprendí, que si no te tienes no te puedes entregar, simple, y si hoy te estoy sugiriendo que la tercera y maravillosa cura para tu spm es descansa cuando estés menstruando, o frena el ritmo, pues repite diariamente “sino me tengo a mi misma, no tengo que entregar”, me ayuda a que cuando viene mi periodo pre menstrual y mis emociones me ahogan pues las libero, me entrego a mí misma lo que necesito, y eso es autocuidado.

 

Cuarta cura:

Restaura tu conocimiento. Ya sea si eres del ámbito de la salud y sepas que remedio tomar para esos dolores terribles de vientre, o el dolor de cabeza o la diarrea o vómitos que a veces vienen en el spm de algunas mujeres, pues no vasta, menos vasta llenarse de pastillas mensualmente, saca la cuenta si la menstruación te llega a los 11 años y tienes tu periodo hasta los 54 años, eres una mujer que menstruara 42 años, eso es muchísimo tiempo sufriendo por tu condición de ser mujer o bien llenándote de pastillas, analgésicos y quien sabe que más, todo por evitar escuchar tu cuerpo. Por lo tanto restaura lo que sabes, ve en donde te has quedado obsoleta en la respuesta a ¿qué hago para aminorar mis síntomas pre menstrual? Pues realmente hoy hay muchas mujeres trabajando para ayudar a que tú misma seas quien se ayude a si misma a que lo que tu menstruación y útero dicen, sea escuchado, simplemente para que el grito de tu alma femenina no se llame DOLOR, sino PASIÓN.

 

Quinta cura:

TÚ eres tú 100%

Que significa esto, que te eres a ti misma lo máximo. Durante el ciclo hay veces que no rendimos al 100% a otros, lo importante es que te rindas al 100% a ti misma y sobre todo en las necesidades de tu cuerpo, los dolores, el cambio de ánimo no se irán si no haces un cambio de darte a ti la atención que necesitas, con el 1% de cambio que hagas para ti ya comenzaste a amarte, ejemplo: si estas menstruando y quieres dormir, pues duerme, si no quieres lavar la ropa ese día, o pasar la aspiradora por que necesitas estas horizontal en tu cama, mientras tus hijas abren los cajones y sacan toda la ropa, pues déjalo un rato no vayas de inmediato a ordenar todo, si tienes trabajo atrasado y estas menstruando pues al menos permítete un descanso luego de terminarlo, una ducha, un masaje, algo que sea solamente para ti. Simplemente mientras menstruas recuerda que el rendir al 100% es primero hacia ti misma.

 

A partir de reintegrar este conocimiento, incluso en la forma más básica y simple puedes empezar a cambiar las cosas en tu vida. Ya sabes lo que es vital para tu salud a nivel muy práctico es que comiences a hacer valer lo que necesitas, por ejemplo tu alimentación, el descanso y lo que piensas y crees sobre el ciclo menstrual.

Alexandra pope escribió sobre la idea de cambio de 1% y lo tome como una maravilla en mi vida. Ella dice “Una vez que las mujeres empiezan a trabajar con esta idea del cambio del 1% se convierte en algo increíblemente creativo donde tú te gestionas para traer más espacio en tu vida. Sobre todo en este momento de la menstruación.” De manera que anda pensando en cual será tu 1% de cambio que harás por ti misma en tu próxima menstruación.

 

Sexta Cura:

Libera la tensión sexual de tu vientre y pelvis.freedom-864401_960_720

La vida sedentaria a la cual muchas mujeres están acostumbradas a generado que la pelvis se rigidice, la mala postura y la falta de orgasmos también, y con ello la tensión sexual no se libere. Esta tensión se manifiesta con una mayor irrigación de sangre en tus genitales, lo que produce congestión en tu bajo vientre, dolor y malestar en tu fase pre-menstrual y menstrual.

Quizás has sentido que cuando baja tu sangre menstrual se alivia el malestar-tensión-calambre que sentías,  así mismo si te observas unos días antes de tu menstruación quizás sientas mayor excitación y necesidad de tener relaciones sexuales,  la masturbación y las relaciones sexuales con tu pareja realmente son un analgésico maravilloso para el dolor pre-menstrual.

Es muy importante saber que el útero al liberar el endometrio está en constante movimiento como una medusa y pez en el agua, son vibraciones suaves pero existentes, y que han sido investigadas por Casilda Rodrigañez y Leboyer, por lo tanto si consideras a tu útero como un músculo más que hay que trabajar, entenderías porque es importante mantener esté espacio pélvico en movimiento, los músculos que no se usan se agarrotan y atrofian, lo mismo sucede con tu útero. El útero duele por falta de trabajo muscular en él, duele extender un músculo contraigo y rígido.

Casilda nos confirma que el útero de una mujer que no ha sido sexualmente reprimida desde la infancia, funciona perfectamente produciendo placer y no dolor, pero el útero de una mujer cuya sexualidad se ha paralizado desde niña. Funciona de una manera patológica y con dolor.

Te invito a tomar conciencia de tu útero, pues efectivamente si no se movilizan sus músculos se paraliza y no desarrolla la capacidad de distención y fuerza que debiera tener.

Una de las maneras más saludables de que se relaje tu útero, es por medio de los orgasmos. Los ejercicios que te recomiendo son recordar como movías tu cintura y pelvis cuando era niña con el ula ula ¿recuerdas?. Todo movimiento que hagas con tu vientre, círculos, vascular la pelvis por ejemplo son movimientos fáciles y simples para mantener en movimiento la musculatura de tu vientre. Pon música alegre para ti, y déjate fluir y seguir el movimiento que tu cuerpo necesita, tu cuerpo sabe qué hacer para liberar bloqueos.

 

Y por último: RECUERDA.

Los síntomas no son solamente «físicos». Es muy tentador creer que la causa es solamente física. Es imposible disociar los cuerpos físico, emocional y mental, Las mujeres debemos entender que siempre hay un mensaje detrás de los síntomas menstruales. Si nuestra relación de pareja va mal, nuestro trabajo no nos hace feliz o tenemos conflictos con nuestra sexualidad, entonces seremos más propensas a tener un síntoma premenstrual muy agudo y nos mostraremos menos tolerantes que en otras fases del ciclo. Muchas mujeres se sienten “atrapadas” en su vida y esta aflicción genera una manifestación física. Como somos seres humanos integrales, todo lo que ocurra en nuestras emociones ocurrirá en nuestra salud: sin salud emocional no hay salud física.

El hecho de que tú misma encuentres la causa de tu malestar no quiere decir que no consultes al médico, pero ya sabes hay otras propuestas de curación que en www.afloramujer.cl encuentras, en mensajes diarios en la fanpage, talleres, y terapias individuales y grupales. Debes buscar ayuda física mientras realizas tu búsqueda interior en los niveles emocional, mental y espiritual, sentirte acompaña y asistida durante este periodo.