Publicado el Deja un comentario

La seducción es un proceso que comienza desde adentro

 En la fase de luna llena puede que andemos más seductoras y sensuales.

Collage

Si estas pre-ovular o ovulando con mayor razón (*pre menstrual y menstrual algunas chicas también les nace esta autoseducción)

Aquí explico un poco esto de la autoseducción. Quedémonos con esto que Pilar Sordo psicóloga Chilena explica.

«La seducción es un proceso que comienza desde adentro.
La autoseducción es muy parecida al concepto real de autoestima o de autocuidado, y que pasa por saber que nada sale hacia afuera sino está dentro de nosotras primero»

 

En nosotras están las 4 estaciones y fases de la luna, anota tus cambios, volora positivamente cada uno de estos procesos en el mes y poténcialos en ti, saca provecho y autoseducete a ti misma, es decir → conoce tu cuerpo, tu toda entera.

Imagen: Copyright © 2016 The Invisible Realm by Felipe Posada.

http://theinvisiblerealm.com/

Mj

 

Publicado el Deja un comentario

El intestino: nuestro segundo cerebro

a-incrivel-conexao-cerebro-intestinoLa mayoría de las personas alguna vez hemos sentido mariposas o cosquilleos en el estomago, dolor e hinchazón en el abdomen cuando nos estresamos o vivimos intensamente una emoción.

Desde siempre nuestro aparato gastrointestinal al menos simbólicamente se ha  relacionado  con nuestras emociones y hoy en día la ciencia tiene pruebas concretas que avalan estas creencias populares.

 

Investigaciones científicas han demostrado que nuestro cuerpo se compone de más bacterias que células y en forma general las han llamado microbioma. La mayoría de éstas bacterias viven en nuestros intestinos y juegan múltiples funciones en nuestra salud.

 

Nuestro aparato gastrointestinal ya no es visto solamente como el encargado de digerir y absorber los nutrientes de los alimentos, sino que se ha demostrado que juega un rol muy importante en regular los procesos inflamatorios e inmunológicos del cuerpo.

 

Un intestino saludable consiste en una gran diversidad de bacterias, que cuando se altera se denomina disbiosis, lo que contribuye directamente a estados de enfermedad.

En vista de estos hallazgos, el microbioma ha sido foco de variadas investigaciones que han contribuido a un nuevo entendimiento de las enfermedades autoinmunes, gastrointestinales e incluso cerebrales.

 

A lo largo de nuestra vida, nuestro microbioma puede verse afectado por un sinnúmero de factores, tales como el estrés, toxinas, químicos, ciertos alimentos, sedentarismo, que hacen en conjunto que nuestro microbioma se altere y se gatille la enfermedad.

 

Nuestra microbiota juega un rol fundamental en nuestra salud física y psicológica mediante su propia red de neuronas que se denomina Sistema Nerviosa Entérico, un complejo sistema de más de 100 millones de fibras nerviosas que secretan una gran cantidad de neurotransmisores.  Está claro hoy en día que nuestro cerebro e intestinos funcionan de forma tan coordinada que en vez de parecer dos entidades separadas funcionan como un solo sistema integrado.

 

Dada la íntima interacción entre cerebro e intestino, es evidente que ciertos factores emocionales y psicosociales pueden gatillar síntomas en el intestino, provocando lo que se denomina Enfermedades Gastrointestinales Funcionales, entre las que destacan por su frecuencia: colon irritable, dispepsia, reflujo gastroesofágico, constipación y diarreas crónicas.

 

A la luz de esta nueva información y avances científicos, parece poco probable tratar éste grupo de enfermedades de manera exitosa sin un enfoque integral, que incluya manejo del estrés, emocional, psicosocial, entre otros.

 

Esta nueva forma integral de tratar a los pacientes ha sido avalada por numerosos estudios e investigaciones. Entre ellos destaca un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard que demostró efectos positivos de la meditación en la reducción de los síntomas del del Colon irritable y de la Enfermedad inflamatoria intestinal.

 

Visto por el otro lado, una mala salud intestinal ha sido implicada en alteraciones neurológicas y neuropsiquiátricas, como en la esclerosis múltiple, autismo y enfermedad de Parkinson.

Estudios han involucrado los estados proinflamatorios producto de disbiosis intestinal como causantes en parte de estas enfermedades.

Incluso, investigaciones recientes han relacionado estados depresivo con alteraciones proinflamatorias secundarias a una pobre salud intestinal.

 

Nuestra salud cerebral depende de una serie de factores que tienen relación directa con nuestra salud intestinal, incluyendo sobre todo nuestra dieta (reducción de azúcares y carbohidratos refinados), así como la ingesta de pre y probióticos.

 

En resumen, podemos decir que el aspecto más relevante de la conexión cerebro-intestino es el entendimiento de que muchas de nuestras elecciones del día a día juegan un rol importante en nuestro bienestar global.

 

Este enfoque más integral de la salud y el bienestar, demuestran una vez más que lo físico y lo mental-emocional no se pueden separar, por el contrario, tienen que ir de la mano para llevar una vida más plena y saludable.

Autor: Carlos Rau

Rumbo Verde www.rumboverde.cl

 

Dr. Carlos Rau Moreno

Medicina Interna Integral 

Bibliografía

 

  1. The gut-brain axis: interactions between enteric microbiota, central and enteric nervous systems.Ann Gastroenterol. 2015 Apr-Jun;28(2):203-209.

 

  1. Mind-altering microorganisms: the impact of the gut microbiota on brain and behaviour. Nat Rev Neurosci. 2012 Oct;13(10):701-12.

 

3.    Genomic and clinical effects associated with a relaxation response mind-body intervention in patients with irritable bowel syndrome and inflammatory bowel disease. PLoS One.2015 Apr 30;10(4):e0123861

 

  1. The Microbiome and Mental Health: Looking Back, Moving Forward with Lessons from Allergic Diseases. Clin Psychopharmacol Neurosci. 2016 May 31;14(2):131-47.

 

  1. Gut microbiota in autism and mood disorders. World J Gastroenterol. 2016 Jan 7;22(1):361-8.

 

  1. The Gut-Brain Axis: The Missing Link in Depression. Clin Psychopharmacol Neurosci. 2015 Dec 31;13(3):239-44.

 

  1. Dysbiotic drift: mental health, environmental grey space, and microbiota. J Physiol Anthropol. 2015 May 7;34:23.

 

  1. Microbiota, the immune system, black moods and the brain-melancholia updated. Front Hum Neurosci. 2014 Sep 15;8:720.

 

  1. The gut microbiome and diet in psychiatry: focus on depression. Curr Opin Psychiatry. 2015 Jan;28(1):1-6.

 

  1. The Microbiome in Mental Health: Potential Contribution of Gut Microbiota in Disease and Pharmacotherapy Management. Pharmacotherapy. 2015 Oct;35(10):910-6.

 

  1. Gut microbes and the brain: paradigm shift in neuroscience. J Neurosci. 2014 Nov 12;34(46):15490-6.

 

  1. Intestinal microbiota, probiotics and mental health: from Metchnikoff to modern advances: part III – convergence toward clinical trials. Gut Pathog. 2013 Mar 16;5(1):4.

 

  1. Gut-Microbiota-Brain Axis and Its Effect on Neuropsychiatric Disorders With Suspected Immune Dysregulation. Clin Ther. 2015 May 1;37(5):984-95.

 

  1. Psychobiotics and the gut-brain axis: in the pursuit of happiness. Neuropsychiatr Dis Treat. 2015 Mar 16;11:715-23.

 

  1. Gut emotions – mechanisms of action of probiotics as novel therapeutic targets for depression and anxiety disorders. CNS Neurol Disord Drug Targets. 2014;13(10):1770-86.

 

  1. The impact of microbiota on brain and behavior: mechanisms & therapeutic potential. Adv Exp Med Biol. 2014;817:373-403.

 

  1. The microbiota-gut-brain axis in functional gastrointestinal disorders. Gut Microbes. 2014 May-Jun;5(3):419-29.

 

  1. Gut/brain axis and the microbiota. J Clin Invest. 2015 Mar 2;125(3):926-38.

 

  1. Modulatory Effects of Gut Microbiota on the Central Nervous System: How Gut Could Play a Role in Neuropsychiatric Health and Diseases. J Neurogastroenterol Motil. 2016 Apr 30;22(2):201-12.

 

  1. Gut brain axis: diet microbiota interactions and implications for modulation of anxiety and depression. Curr Opin Biotechnol. 2015 Apr;32:35-41.

 

  1. Collective unconscious: how gut microbes shape human behavior. J Psychiatr Res. 2015 Apr;63:1-9.

 

  1. The impact of gut microbiota on brain and behaviour: implications for psychiatry. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2015 Nov;18(6):552-8.

 

  1. Increased IgA and IgM responses against gut commensals in chronic depression: further evidence for increased bacterial translocation or leaky gut. J Affect Disord. 2012 Dec 1;141(1):55-62.

 

  1. So depression is an inflammatory disease, but where does the inflammation come from? BMC Med.2013 Sep 12;11:200.

 

Publicado el 1 comentario

La increíble relación entre los alimentos y la mente-emoción

¿De qué manera lo que comemos afecta lo que sentimos?

13575986_830467033754076_4324068791662777171_o

Nuestro cerebro está continuamente activo y trabajando, ya sea en nuestros pensamientos, emociones, movimientos, respiración, etc. Trabaja veinticuatro siete, incluso cuando estamos durmiendo. Por ende, nuestro cerebro requiere un constante suministro de energía, la que proviene de los alimentos que consumimos. Por ello, la calidad y cualidad de nuestra alimentación hace una gran diferencia, afectando directamente la estructura y función de nuestro cerebro y, finalmente, nuestro estado de ánimo.

Nuestro cerebro funciona mejor si le entregamos nutrientes de buena calidad. Alimentándonos de comida rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, el cerebro se nutre en forma adecuada y se protege en forma eficiente del estrés oxidativo –que corresponde a los desechos, o también llamados radicales libres, producidos en el metabolismo celular–, el cual genera daño celular.

Desafortunadamente, nuestro cerebro se daña si nos nutrimos de alimentos de mala calidad, tal como los alimentos procesados o refinados. Por ejemplo, dietas altas en azúcares refinadas, son dañinas para el cerebro, dado que además de generar alteraciones en la regulación corporal de la insulina, promueven la inflamación y el estrés oxidativo.

Múltiples estudios han encontrado una correlación entre una dieta rica en azúcares refinadas y alteraciones en funciones cerebrales e incluso empeoramiento de los síntomas de trastornos anímicos, como en la depresión. Estos hallazgos son muy interesantes ya que por muchos años la ciencia médica ha desestimado la importancia de la relación entre la alimentación y los estados anímicos.

Hoy en día, afortunadamente, el floreciente campo de la psiquiatría nutricional está encontrando no solo variadas conexiones entre el modo en que nos alimentamos y cómo nos sentimos y cómo nos comportamos; sino que además, está investigando la influencia del tipo de bacterias que viven en nuestro intestino (microbioma) sobre nuestro cerebro.

¿De qué manera lo que comemos afecta lo que sentimos?

La serotonina es un neurotransmisor que ayuda a regular el sueño, el apetito, el ánimo e inhibe el dolor. Dado que el 95% de la serotonina es producida en el tracto gastrointestinal y este está inervado por miles de millones de neuronas, hace sentido que el sistema gastrointestinal no solo interviene en la digestión de los alimentos, sino que también juega un rol en nuestras emociones. Aún más interesante es el hecho de que el funcionamiento de estas neuronas y la producción de neurotransmisores como la serotonina están altamente influenciados por las billones de bacterias “buenas” que conforman el microbioma intestinal.

El microbioma intestinal juega un rol esencial en nuestra salud:

actuando como barrera defensiva frente a toxinas y agentes agresores.
Limitando la inflamación;
regulando y optimizando la forma en que se absorben los nutrientes de los alimentos;
activando vías neuronales que conectan en forma directa el cerebro y el sistema gastrointestinal;
Estudios recientes han mostrado que personas que toman probióticos –suplementos que contienen las bacterias “buenas”–, mejoran los niveles de ansiedad, la percepción del estrés, y la actitud mental, respecto de las personas que no los toman.
Otros estudios han comparado “dietas tradicionales” (mediterránea o tradicional japonesa) frente a la típica dieta occidental y los resultados mostraron que el riesgo de depresión es del 25 al 35% menor en las personas que ingieren una “dieta tradicional”.

Los científicos asumen estas diferencias dado que las dietas tradicionales tienden a ser altas en vegetales, frutas, cereales integrales, pescado, mariscos y suelen contener poca cantidad de carnes magras y productos lácteos. Además son bajas en alimentos procesados, refinados y azúcares, los cuales abundan en la típica dieta occidental.

Junto con lo anterior, las dietas tradicionales contienen abundantes alimentos fermentados que actúan como probióticos naturales.

Estos hallazgos que suenan poco creíbles, que las bacterias “buenas” no solo participan en la digestión y absorción de los alimentos, sino que también afectan el grado de inflamación corporal, el estado anímico y el nivel de energía corporal, están ganando fuerza entre los investigadores, ya que los resultados han sido sorprendentes.

¿Como poner en práctica todos estos hallazgos?

Empieza poniendo atención a cómo diferentes tipos de alimentos afectan tu estado de ánimo, no solo en el mismo día, sino al día siguiente también.

Intenta realizar una “dieta tradicional” por 2 a 3 semanas; esto significa eliminar los alimentos procesados y las azúcares. Agrega alimentos fermentados como el miso, kimchi, chuckrut, pickles, kombucha. También se puede probar dejando los lácteos.

Luego de este periodo ve cómo te sientes y luego reintroduce los alimentos habituales de tu dieta, uno por uno, y observa cómo te vas sintiendo.

En mi experiencia, muchos pacientes notan en forma clara que al cambiar su alimentación, se sienten mejor tanto física como emocionalmente y, al contrario, cómo empeora su estado general cuando reintroducen los alimentos que favorecen la inflamación.

Aquí algunos links para que preparen sus alimentos fermentados:

http://recetakimchi.com/
http://www.comerjapones.com/sopa-de-miso-receta
http://www.ecoagricultor.com/col-fermentada-o-chucrut/
http://www.natursan.net/como-preparar-el-te-kombucha/
Escrito por Dr. Carlos Rau Moreno

Medicina Interna Integral

http://www.rumboverde.cl/la-increible-relacion-entre-los-a…/

Publicado el 2 comentarios

¿Competencia entre mujeres?

 

eris Eris está a punto de retrogradar y eso tiene a muchas mujeres que vibran bajo sintiendo competencia con otras. Enfócate en ti, en cuidarte para sentirte bien, observar y permitir que otras se expresen como desean, porque de su propio contraste despertaran. Con esto no digo que toleres faltas de respeto, por que además, si tú te respetas, lo empanas y difícilmente te vendrán con estos ataques directamente.
By Mia Pineda/miastral.com

Eris o Éride es la personificación de la discordia, y por lo general se considera hermana de Ares (dios de la guerra), además de su compañera. No obstante, para Hesíodo era una de las fuerzas primordiales, descendiente de Nix (la noche).

Sus hijos, coinciden con abstracciones como la Pena (Ponos), el Olvido (Lete), el Hambre (Limos), el Dolor (Algos)y el Juramento (Horcos).

Eris es conocida sobre todo por haber lanzado la manzana con la que Paris iba a elegir a la diosa más hermosa, hecho que originó la guerra de Troya, narrada en la Ilíada by http://mitosyleyendascr.com/

Ok queridas lo de arriba se complementa súper con esto que encontré en belebu.com

El otro día una amiga en Facebook nos hizo a todas una atenta invitación a dejar de «complotear» en contra de más mujeres. Nos pedía entender y reconocer cuando otra es mejor que nosotras, a apoyarnos en lugar de seguir metiéndonos el pie una y otra vez. Me di cuenta que es una realidad y se da desde que somos pequeñas.

Es común que hayamos escuchado otras frases como «las mujeres se visten para otras mujeres» o «entre mujeres no se da amistad» y no son más que el reflejo de una cultura que enseña a ser inseguras, desconfiar y envidiarse unas a otras, asegura Matilde Matuk, miembro de la Sociedad Psicoanalítica de México.

Matuk, en entrevista para el periódico el Universal, afirmó que debido a la opresión masculina que la mujer vivió durante mucho tiempo, ésta tuvo que esforzarse para sobresalir; teniendo el mejor esposo, siendo la más bella y cuando ella entra en el plano laboral, la competencia por supuesto fue llevada también a ese plano.

El origen de la discriminación es la inseguridad que no nos permite ver lo bueno en la otra, porque significa que nos quitará algo, o tiene lo que nosotras no y entonces surge la envidia; que es cuando en lugar de enfocar la energía en mejorar, tratamos de hacer menos a la otra para sentirnos bien. Cuando nos enfocamos en esto, no confiamos en nadie más, porque tampoco confiamos en nosotras mismas. No permitimos vínculos más fuertes con las demás porque creemos que sólo nos quieren utilizar y entonces actuamos sólo para quedar bien.
Desde la visión del psicoanálisis dependiendo de cómo elabore la niña un punto de identificación con su madres es cómo va a vivir. La primer competencia que se hace entre mujeres es madre-hija por el padre.
El reto es criar a una hija que se acepte y aprenda a competir sin tomarlo personal. Son las primeras relaciones interpersonales que se tienen y los niños empiezan a relacionarse con los demás. Por supuesto que se va moldeando la persona, pero en una base siempre vamos a encontrar la relación que tuvo con la madre y con el padre», explicó la integrante de la Sociedad Psicoanalítica de México.
Aquí defendemos mucho el papel que juega la mujer en todos los aspectos; sin embargo algunas veces es increíble que seamos nosotras mismas quienes nos discriminemos.

Matuk aconseja lo siguiente para detener la discriminación:
1. Obsérvate.
2. Analiza tus actitudes frente a la otra.
3. ¿Cómo actúas?, ¿la envidias?, ¿por qué?
4. ¿Qué haces frente a la envidia?, ¿te hace sentir bien?, ¿te gusta?
5. ¿Reaccionas en automático cuando discriminas?
6. Identifica tus actos automáticos y cámbialos. Si ves a una mujer guapa o delgada, dícelo.
7. Se paciente, no te exijas una transformación total de un día para otro.
8. Siempre ten presente que dañar a la otra, no necesariamente te beneficiará en algo.
Cuando logremos vernos a nosotras con gusto, dejaremos de envidiar (y molestar) a las demás.

Articulo de: https://www.belelu.com

Mj—-> www.afloramujer.cl