Publicado el 5 comentarios

Un cuento para contarles a las niñas sobre la menstruación

Hubo un tiempo, hace muchos siglos, en que las personas comprendían el lenguaje de la naturaleza con mayor claridad que lo que hoy comprendemos.

En aquel tiempo los seres humanos escuchaban el sonido de los ríos y arroyos y comprendían el mensaje que los seres del agua les transmitían, para enseñarles los secretos de los fluidos que corren por sus cuerpos. Escuchaban el sonido del viento y descubrían las enseñanzas que los seres del aire les susurraban para que entendieran los misterios del aire entrando y saliendo de si mismos. Veían arder el fuego y comprendían el lenguaje de los seres que les mostraban los secretos del calor que animaba en los cuerpos humanos. Así también los seres de la tierra les ayudaban a comprender y cuidar el maravilloso equilibrio de los minerales que integran el cuerpo del hombre.

En aquellas épocas vivía en una pequeña aldea, a orillas del bosque, una mujer viuda que tenia una sola hija llamada Tania.

Tania ayudaba a su madre construyendo canastos, muy útiles para la recolección de las frutas y verduras del huerto, para cargar la leña y para almacenar el pan recién horneado.

Cierto día que Tania estaba sentada en una esterilla trenzando un canasto, notó que le faltaban juncos y ramas flexibles para terminarlo y se levantó para buscar ese material en la orilla del arroyo. Cuando regresó, descubrió en el lugar de la esterilla donde había estado sentada, una pequeña mancha de sangre.

Algo asustada, pensando que se había lastimado, se apresuró a buscar a su madre para que la curara. Cuando le contó lo que había sucedido, su madre le dijo sonriendo:

– No debes sentir temor, esto es una buena señal.

Tania miró a los ojos de su madre y vio que brillaban de alegría.

– Esto quiere decir que tu poder lunar está llegando. Es tiempo ahora que vamos a ver a tu tía para que te cuente sobre la magia de la tierra.

Tania no comprendía muy bien de que hablaba su madre, pero se sintió muy contenta pues le encantaba visitar a su tía. Su casa estaba llena de hermosos objetos, plumas exóticas, cantidades de caracoles de hermosas formas, finos cristales que llenaban la casa de arco iris cuando el sol los tocaba, piedras de todos los tamaños y colores, suaves sedas de colores brillantes. Desde muy joven la tía de Tania había vivido en los bosques y había aprendido los misterios que los seres de la naturaleza le habían enseñado.

Al llegar allí, las dos mujeres solo se miraron a los ojos sonriendo, sin necesidad de ninguna palabra.

La tía, después de abrazar a Tania, fue a buscar una canasta y le pidió que fuera al bosque a buscar varias hierbas cuyo nombre le indicó. Eran nombres muy extraños pero Tania los conocía a todos porque desde muy pequeña había acompañado a su tía cuando salía a recogerlas.

Tania estaba contenta con el encargo, ella sabia donde vivía cada una de las hierbas y de casi todas conocía el regalo que le entregaban al hombre, aunque de estas que hoy le pedía su tía, nunca se lo había contado, diciéndole siempre que mas adelante se lo enseñaría.

Ya empezaba a anochecer cuando Tania tenia en su canasta todas las hierbas encargadas y se apresuró a volver a la casa.

Encontró a su madre y a su tía ocupadas en la cocina. Sobre la gran mesa de madera redonda había una taza de esas que tanto le gustaban a Tania, de paredes finas y hermosas florcitas azules. La tía tomó la canasta de hierbas y eligiendo algunas hojas preparó un té con el agua de la pava que hervía en el gran caldero, perfumando con un exquisito aroma toda la habitación.

La tía luego se sentó en su hamaca y dijo:

– Tomate el té y tomá también este regalo que he preparado para ti. –y le entregó una canasta llena de unas almohadillas forradas en seda roja –Son para que las uses durante tu tiempo lunar, así estarás mas cómoda.

– ¡¿Tendré mas sangre?! –preguntó Tania al ver tantas almohadillas – ¿Es que acaso estoy enferma?

– ¡No! –dijo la tía –Todas las niñas comienzan con este fluido cuando es la hora de convertirse en mujeres. Es la forma en que la Madre Tierra les hace saber que están preparadas para aprender acerca del poder que la mujer que fluye dentro de ellas. Cada mes el fluido vuelve para recordarles su poder en caso de que lo olviden.

  • Pero… ¿Cómo alguien puede olvidar su poder?
  • Te contaré. La Madre Naturaleza da a sus hijos muchos regalos para que puedan experimentar la vida plenamente. Si uno comprende y cuida estos regalos, estos nos ofrecen fuerza y la vida adquiere belleza y felicidad. Así la Madre Naturaleza les ofrece a los seres humanos muchísimos regalos pero hay uno que es solo para las mujeres. Es el regalo del fluido o de la menstruación que viene cada mes. Con este fluir las mujeres entramos a un gran río de sentimientos que nos lleva hasta lo mas profundo de nuestras emociones. Es allí donde habita nuestro valioso poder.

Cuando una mujer está por entrar en su tiempo lunar se vuelve muy sensible. Es el momento en que ella siente todo con mas fuerza, el momento en que puede descubrir con facilidad, con los ojos del alma, lo que vive a su alrededor pero que permanece oculto a los ojos del cuerpo. Este es un tiempo sagrado.

Como pasa con cualquier poder, si no se usa con cuidado y no se honra, puede volverse inútil. Algunas mujeres dejan de escuchar sus sentimientos mas profundos. Ellas no creen en el poder sagrado de la mujer y callan la sabia voz que hay dentro de ellas.

– ¿Por qué alguien haría una cosa así?

– Porque a veces tienen miedo de decir su verdad, piensas que a aquellos que están a su alrededor podría no gustarle lo que tienen que decir.

– ¿Y que sucede entonces?

– En su tiempo lunar, cuando están mas sensibles a su verdad, no pueden mentirse a si mismas y un río de sentimientos que había estado atrapado durante un mes, se expresa de golpe. Aquellos que están alrededor de ellas no siempre pueden comprender porque sus sentimientos son tan fuertes ante cosas que parecen tan pequeñas. La mujer piensa entonces que algo está mal en ella misma y siente que su “regalo” es una molestia. Por eso es tan importante honrar este regalo de la Madre Naturaleza, escuchando su voz que habla en nuestro interior.

La tía sirvió otra taza de té a Tania y continuó.

– Cuando es tu tiempo lunar, tu tiempo de poder, necesitas estar mucho tiempo contigo misma, con tus pensamientos, con tus sentimientos. Es un tiempo de mirar hacia el interior.

Hay un tiempo de estar ocupada con otros fuera de uno y un tiempo de estar en tranquilidad con uno mismo. Si luchamos contra ese ritmo natural de la luna y de la tierra podemos sentirnos incómodas y hasta a veces doloridas.

Tu has visto como durante el transcurso de un mes, durante algunos días la luna nos muestra su cara reflejando la luz que envía hacia ella el sol y otros días se retira en si misma y permanece oculta a nuestros ojos.

La luna hace danzar a los mares haciéndolos subir y bajar en sus mareas, acaricia las plantas ayudándolas a crecer, hasta tu pelo responde al llamado de la luna creciendo mas fuerte en algunos momentos. Así también este nuevo fluido de tu cuero se deja guiar por la sabiduría de la luna.

Tania afirmaba con la cabeza demostrando que entendía y la tía siguió.

– Durante tu tiempo lunar necesitarás mas sueño que el acostumbrado. Es muy importante saber esto. Recibirás sueños de sanacion, sueños de guía y es bueno prestar mucha atención a esos sueños. Ya es tarde y es un buen momento para que te prepares para recibir la gracia de esos sueños. Mañana cuando despiertes conversaremos sobre tus sueños.

Las tres mujeres se fueron a dormir. Tania se envolvió en una suave manta de seda y se quedó profundamente dormida.

Cuando Tania despertó, unos débiles rayos de sol que pasaban por la cortina de encaje caían sobre su cara. Se quedó un rato recordando las imágenes de sus sueños y con curiosidad por lo que su tía tenia para decirle saltó de la cama en dirección a la cocina de donde llegaba un riquísimo aroma.

Cuando abrió la boca para saludar, la tía puso un dedo sobre sus labios como indicándole que no hablara. Puso dos tazas de té sobre la mesa y un plato de bizcochos recién horneados. Se sentó frente a Tania después de tomar unos sorbos de té, le dijo en voz muy suave y baja.

– Cuéntame tus sueños como si estuvieran ocurriendo ahora mismo.

– Estoy en la orilla de un arroyo que fluye suavemente –comenzó Tania –Es diferente a cualquier arroyo que haya conocido. El agua es muy clara y como la arena que hay junto a él es tan blanca, hasta el río parece blanco. Una gran osa marrón sale de entre los arbustos y se acerca al arroyo, parece estar buscando peces. Luego de un rato la osa me mira a los ojos. ¡Nunca vi ojos iguales! Me siento un poco mareada y me parece perder el equilibrio. ¡Caigo al arroyo con tal ruido que la osa se asusta y se aleja! ¡Estoy siendo arrastrada por la corriente como una hoja! Luego me doy cuenta que el arroyo ya no es blanco sino rojo, rojo como la sangre. Siento bastante temor hasta que dejo de luchar contra la corriente. De pronto, no se como sucede, pero parece como si el río me arrojara a la orilla y quedo acostada debajo de un magnifico árbol. Este árbol tiene dos grandes ramas que salen a cada lado. En lugar de hojas, cuelgan de sus ramas huevos luminosos de los colores más brillantes que yo haya visto. Tomo uno de esos huevos que brilla como una hermosa piedra preciosa; entonces resbala de mi mano y cae rompiéndose en miles de pedazos. ¡Que extraño! Al perderse ese huevo uno nuevo brota de la rama. Es entonces cuando me despierto.

Tania miró la cara de su tía y vio que estaba feliz. Después de un largo silencio la tía habló.

– Los sueños que tienes en tu primer periodo lunar son los mas poderosos de todos, te darán explicación y guía que podrás usar el resto de tu vida.

Tania estaba confundida, ella no podía comprender nada de su sueño. La tía pareció entender su preocupación y dijo:

– Toma tiempo comprender el lenguaje de los sueños porque no es el mismo que usamos cuando estamos despiertos. A veces, recién años mas tarde podemos comprender el mensaje que nos ha traído un sueño. Yo voy a tratar de ayudarte.

El gran río de la vida está compuesto realmente por dos ríos: El rio de los comienzos y el rio de los finales. Algunos piensan que los comienzos son buenos y los finales son malos, pero no es así porque de los finales nacen nuevos comienzos. Estos dos ríos fluyen a través de todas las mujeres y ahora que tu también eres una mujer, también fluyen a través de ti.

El río blanco es el de los comienzos. Habrás notado que últimamente a veces un fluido claro casi blanco fluye de ti. Aquel es el momento en que la mujer puede crear vida dentro de ella, así como la tierra crea vida dentro de sí.

– ¿Significa eso que ahora puedo tener un bebé? –dijo incrédula Tania-

– Ahora tienes ese poder dentro de tu cuerpo, por eso es tan importante honrarlo y tratarlo como si fuera una vasija sagrada.

– ¿Tendré un bebé pronto?

– Será cuando te desposes con un hombre. De la misma manera que la tierra no puede crear una flor sin tener dentro de ella una semilla, tu no podrás tener un niño sin que tu esposo haya plantado una semilla dentro de ti.

Tania estaba sorprendida por esta información, ¡tantas preguntas aparecieron en su mente!

– Hay mucho que aprender sobre el poder de la mujer, por eso es importante tomarse el tiempo necesario para prepararse con ese conocimiento antes de invitar a un hombre a participar de tu vida. Hablaremos de esto mas adelante, ahora volvamos a tu sueño. En el tiempo que le toma a la luna crecer hasta menguar, tendrás ambos fluidos.

– El río rojo de mi sueño me preocupó bastante, tenia temor de sufrir alguna daño.

– Eso es porque todavía no comprendes su poder. Mucha gente asocia la sangre con peligro porque a no ser que seas una mujer, la única ocasión en que la sangre fluye es cuando se está lastimado. Hay que comprender que este es el fluido rojo de los finales que no es lo mismo que estar lastimado.

– ¿Qué significa eso de los finales?

– Bueno… –dijo la tía- otra parte de tu sueño puede responder a esa pregunta, ¿recuerdas el árbol de los huevos?

– ¡Oh, si!

– Este árbol vive dentro de ti, en tu centro de poder

– ¿Y donde está mi centro de poder?

– En tu vientre, justo debajo del ombligo.

– ¿Y yo tengo un árbol tan maravilloso dentro de mi? –pregunto Tania entusiasmada.

– Aun mas maravilloso que el de tu sueño. El fruto de ese árbol es de donde hemos crecido todas las personas.

Tania se tomó un momento para pensar en esta increíble idea.

– Los huevos de ese árbol que tu tienes se llaman óvulos. Durante el tiempo de tu río blanco que es el río de los comienzos, tu árbol deja caer uno de esos maravillosos huevos y este viaja hacia abajo a un lugar muy especial en el tronco de este árbol. Cuando en una mujer desposada, conocedora del poder de la mujer, ha sido plantada la semilla por el esposo, esta se unirá con el huevo y un niño será creado. Las aguas del río rojo no correrán porque serán usadas para nutrir a este niño hasta su nacimiento. Si no ha sido plantada una semilla, entonces cuando cambie la cara de la luna el río blanco detendrá sus aguas y el río rojo fluirá en su momento para terminar este ciclo.

– Creo que estoy comprendiendo –dijo Tania a pesar de que se daba cuenta que tendría que pensar mucho acerca de esto – Ahora sé porque habían dos ríos en mi sueño. Para mostrarme las señales de mis dos momentos de poder. Además el árbol me mostró la posibilidad que hay en mi para crear vida. Pero, ¿qué me quiere decir el sueño con la aparición de la osa?

– Fuiste muy afortunada de haber conocido un animal que te guía. Si sueñas con un animal en tu primer tiempo lunar, ese es un animal muy especial para ti porque tiene mucho que enseñarte sobre los regalos que te hace la Madre Naturaleza. Esa osa es un animal que durante el invierno tiene el coraje de meterse en sí mismo, de permanecer en la oscuridad y mantenerse quieta encontrando así la verdad de su naturaleza. Ella te recuerda que las respuestas a tus problemas están dentro de ti y que durante tu tiempo lunar estás mas cerca de la sabiduría.

– Creo que estoy entendiendo que importante es escuchar mis sueños. ¡Pero hay tanto para saber que me parece muy difícil!

– Tu tienes tiempo – dijo la tía. Poniéndose de pie dio a entender que había terminado de hablar y le acercó a Tania un regalo que estaba en un estante, entregándoselo con una sonrisa.

– ¿Otro regalo para mí? –dijo Tania mientras abría el envoltorio de seda donde encontró dos maravillosos libros.

Uno estaba forrado con seda blanca y decorado con pétalos de rosas rojas. El otro estaba cubierto con tela roja y sobre ella aparecían pequeños pétalos de rosas blancas.

– ¡Son hermosos!

Tania abrió el libro rojo y leyó unas palabras escritas por su tía:

“PARA QUE CUENTES A ESTOS DOS AMIGOS TODO LO QUE SIENTES, LO QUE PIENSAS Y LO QUE HACESBENDITA SEAS QUERIDA TANIA” 

 

Desconozco autor, si lo saben me escriben para citar.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

La sangre menstrual no es señal de herida o enfermedad

La sangre menstrual no es señal de herida o enfermedad← ésta asociación que hacemos hacia la sangre está formando una creencia de que sangre = dolor, herida, enfermedad.
Limpia esa creencia, no es verdadera en el cuerpo femenino, nosotras sangramos mes a mes y esto es una reafirmación de la vida, es tu fertilidad y sexualidad y si eso no es sagrado «el origen de toda vida» vivirás menstruaciones con dolor, tu sexualidad es sagrada y entenderla ayudará a que te amigues con tu cuerpo y sanes tu psique de creencias que te impiden disfrutar ser mujer.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

La menstruación es una fase de meditación natural

descargaEn esta fase la meditación es natural, tenemos acceso a partes con frecuencia inconscientes del yo que son menos accesibles en otros momentos del mes.
Durante la fase pre menstrual y menstrual se activa más el hemisferio cerebral derecho, es decir la parte relacionada con el conocimiento intuitivo. Tenemos más acceso a nuestra magia, a nuestras capacidades de reconocer y transformar los aspectos más difíciles y dolorosos de nuestra vida.

 

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué dejar de usar toallas higiénicas desechables?

Las maneras de recibir nuestra sangre menstrual a lo largo de la historia han sido muy diversas. Fueron las enfermeras del servicio Norteamericano durante la primera guerra mundial, en 1917, quienes comenzaron a usar algodón en capas para obtener una mayor higiene. De hecho no era algodón propiamente, sino Celulosa, que resultó ser 5 veces más absorbente que el algodón común, esta celulosa fue desarrollada por Kimberly-Clark quien lo produjo en serie para la Cruz Roja. Las enfermeras hacían compresas con este novedoso material para sanar las heridas de los soldados, y así nació la primera toalla sanitaria desechable bajo el nombre de “Kotex”.

En 1920 se introduce al mercado la primera toalla femenina “Kotex” en los Estados Unidos. El origen de la palabra Kotex viene de “cotton” (algodón) y “texture” (textura). Su primer campaña para anunciar el producto, incluía la imagen de una mujer muy sofisticada para facilitar su publicidad.

Kotex fue el primero en romper paradigmas y hacer publicidad sobre un tema “tabú” para su época.

Durante mucho tiempo se tuvo resuelto el tema de la higiene, pero no así el de la comodidad; ya que por un largo periodo las toallas, aunque desechables, eran gruesas y totalmente rectangulares, contenían tiras en los extremos y se requería de un cinturón elástico para mantenerlas en su lugar.

Fue hasta la década de los setentas que aparecieron modelos que ya poseían tiras adhesivas para ajustarse a la ropa interior.

Hoy estas mismas toallas más sofisticadas son las que usualmente usamos las mujeres, y te quiero contar de que estan confeccionadas para que tu misma tomes una decisión si usarlas o no.

LOS COMPONENTES TÓXICOS DE LAS TOALLITAS DESECHABLES:

DIOXINA: químico decolorador que se usa para blanquear las fibras del tampón, pero cancerígeno.

El contacto continuado con dioxinas y fibras artificiales se relaciona con ESTERILIDAD, ENDOMETRIOSIS, Cáncer cervical, de Ovarios y de Mama, Deficiencias del Sistema Inmunológico, Inflamación pélvica, y Síndrome de Shock Tóxico.

GEL ABSORVENTE: polvo químico asociado al Síndrome de Shock Tóxico.

(Referencia OMS)

Los químicos que son usados para lograr que las toallitas femeninas sean blancas, son fuertes contaminantes del medioambiente y además son tóxicos, es decir, venenosos para el organismo. Pueden provocar problemas de reproducción y desarrollo, afectar el sistema inmunitario, interferir con hormonas.

Si tenemos en cuenta que las mujeres tenemos alrededor de 13 ciclos anuales, y que en cada uno de ellos gastamos 4 toallitas diarias por los 5 días que nos dura cada período, en un año usaríamos 260 toallitas femeninas, nuestro período fértil dura aproximadamente 40 años, de modo que en nuestra vida gastaríamos 10.400 toallitas femeninas desechables, otros cálculos dicen que son 17.000.

En Chile viven 7.646.856 mujeres, de las cuales 6.568.125 viven en zonas urbanas, y aproximadamente un 60%, 3.940.875 de ellas se encuentran en la edad Fértil, (de 11 a 50 años), por lo tanto, se tirarían aproximadamente 1.024.627.500 de toallitas higiénicas cada año en Chile, eso sin contar a la población rural que también consume toallitas desechables.

Eso sumado a los tampones, aplicadores de tampones, protectores diarios, y al empaque donde todo esto viene, en sobres individuales de plástico, en la bolsa cada 8 toallitas, en la bolsa que traes del supermercado y en la bolsa donde los tiras!!

Imaginemos cuantas mujeres en el mundo están menstruando y tirando sus toallitas a la basura.. o más bien dicho a la Tierra, porque es ella quien finalmente la recibe…

Se dice que son aproximadamente 13.700 toallitas por segundo!!

Toda esa cantidad de desechos contiene, además: fibra celulósica, gel, fibra sintética, poliester, polietileno con gel, materiales que tardaran mínimo 200 años en biodegradarse, que ocupan una amplia manofactura y que todo este proceso además deja a su paso más desechos contaminantes en el agua y en el suelo.

Una toalla higiénica tarda aproximadamente 500 años en degradarse y el aplicador del tampón un poco más.

¿Qué tal esa información? yo me lo pienso y lo primero que hice al saberlo fue buscar otra manera.

Y lo primero que hice fue conectar con las toallas de tela. No es lo de antaño pero es igual…y más sagrado y consciente.

Las toallitas de tela son muy sencillas de usar, ya que están basadas en un diseño que ya conoces, el de las toallitas desechables pero realizadas en tela. En la parte superior llevan una suave tela de algodón absorbente y en la inferior tela de microfibra impermeable y respirable.

Higiénicas, Cómodas y Saludables.

El algodón es un tejido absorvente, natural y respirable, se siente natural al contacto con la piel de tu parte más sensible, es suave por lo que no provoca rozaduras, tampoco sentirás olores fuertes, es como llevar otra ropa interior, una especial para esos días bellamente especiales.

Cada mujer según su propio ciclo y su cotidianidad poco a poco se va dando cuenta si necesita más y cuantas o de cuáles. La marca que yo recomiendo es https://www.recibetuluna.com.ar/ y http://lunamamaluna.blogspot.com/

Y también han aparecido otras opciones como es ORGANYC http://organyc.cl/  empresa que fabrica productos para la higiene femenina 100% naturales, fabricados por Corman, empresa mundial de productos orgánicos.

La marca Organyc se desarrolla en respuesta a una demanda del consumir en la búsqueda de productos naturales en reemplazo de algodón convencional y de plástico en productos para la mujer.

– Son biodegradables y compostables. 100% algodón orgánico certificado, libre de químicos y plásticos.
– Son hipoalergénicos para pieles sensibles.
– Naturalmente respirable, suaves y cómodas.
– Compatible con el PH de la piel.
– El algodón puro reduce el riesgo de irritación por roce.
– Vienen envueltos y protegidos con Master-B, biopolímero de origen natural.
– Libre de cloro
– Libre de polvo Super Absorvente (SAP)
– Libre de perfumes.

Y con Organyc puedes dejar remojando las toallas y obtener la sangre menstrual para poder luego sembrar esa sangre de vida en tus plantitas y realizar la Siembra de tu luna, si deseas saber más de ese ritual lee Aquí.  Y para leer sobre la copa menstrual Aquí 

La decisión que tomes, ya sea de tela, la copa, o organyc estará contribuyendo a que como mujeres dejemos de lanzar mes a mes basura a la madre tierra.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

Los nombres que le damos a la menstruación

Las denominaciones que tenemos las mujeres para referirnos a la sangre menstrual, si bien no se castiga a la mujer menstruante como antes, apartándolas o sintiendo que portaban al demonio, hoy como nos referimos a ella dice mucho de cómo nos sentimos siendo mujeres o mejor dicho como se nos enseñó a sentirnos en ese momento. Hemos creado incluso diversas jergas como: “estoy indispuesta”, “estoy mala”, “me llego la regla”, “la visita indeseada”, las abuelas le decían “estoy enfermando”, “estoy indispuesta” entre otros… cuando yo supe esto…me pregunte ¿por qué me voy a enfermar? Recuerdo a una profesora que dijo, te enfermas porque te pones mala en esos días. ¿Mala?

Estamos rodeadas de eufemismos que, dependiendo del contexto, pueden funcionar como una sentencia, advertencia, burla o una amenaza.

En los talleres y en las conversaciones que tengo con las mujeres veo que la llegada de la menstruación para muchas si fue una sentencia, y una amenaza, con frases como “la regla llego a entorpecer mi vida de niña”, “o de ahora en adelante no podrás seguir haciendo esto o aquello, pues ahora eres una mujercita”. Este sentir de que con la llegada de la menstruación la vida de niña a mujer toma un rol más a o menos difícil de soportar, crea en las niñas negatividad de entrar al mundo de ser mujer, a ocupar ese rol que nadie les explica. Es por esto que los rituales de paso son tan importantes, se realiza un rito para que esa niña comprenda el paso que está dando, y las mujeres de su linaje le ayudan con sus propias historias, sus consejos, sus relatos, a que esta nueva mujer entre empoderada al nuevo rol que ocupará en la sociedad. Es por ello que hoy en la sociedad actual si queremos que nuestras hijas sean mujeres de luz, empoderadas, claras, y conscientes de su cuerpo, son las madres, las que deben sanar y resignificar todo sobre su cuerpo femenino.

La educación que tenemos las mujeres con respecto a la menstruación es un tipo de modelo que ha hecho que muchas se escondan cuando menstrúan y se avergüencen, o peor aún se sientan hediondas y feas. La necesidad de ocultar lo húmedo, oloroso, peludo, y viscoso ha significado la ignorancia de nuestros cuerpos, especialmente de nuestra vagina.

Hay casos realmente aberrantes de información que casi sin darnos cuenta seguimos reproduciendo y transmitiendo generación tras generación y lo peor es que hoy a los medios de comunicación es a lo que más le creemos, si lo dice la tele es verdad… según esto me llegue a preguntar, ¿qué información se nos transmite a las mujeres, especialmente a las niñas con cada publicidad acerca de la menstruación?

La publicidad le dice a la mujer “eres algo que debe ser modificado” “cuando llegue tu menstruación, has como si no te pasara nada”. “Ocupa esto que te mantendrá seca” “sigue tu vida, no te detengas”, “nuestro producto te protege”.

Culturalmente se nos ha inculcado que la oportunidad para tener “nuestro espacio” o “un descanso” no es apropiado. Por lo tanto, detenerse es malgastar el tiempo.

Y piensa ¿que será de tu vida de mujer si continuas refiriéndote a la menstruación como «me indispuse» «ando con la regla», «estoy mala»?

El cambio parte por re significar este periodo que te acompañara durante muchos años.

 

Sigue conociendo más sobre tu ciclo y el tiempo in-negociable que toda mujer debiera tener en los talleres de luna llena que imparto.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es la menstruación?

 

Me gusta la respuesta que DeAnna Lam da sobre la menstruación ella dice: «nuestra sangre menstrual es nuestro útero desprendiendo su revestimiento (o capa) interior. Esto es todo y yo le agregó, » es algo que nos une con el TODO»

Así como un pájaro prepara un nido para sus pajaritos reuniendo plumas, hojas y ramas, también nuestro útero se prepara para nutrir a un bebé (si decidimos concebir)

Nuestro cuerpo recolecta nutrientes y crea tejido nutritivo para revestir nuestro útero para que pueda gestar vida nueva, en caso de que la vida empiece a crecer dentro de nosotras.

Sin embargo, tenemos la opción de no concebir un bebé, y es así que ese revestimiento en nuestro útero, se desprende, como una serpiente que muda su piel, como nosotras cuando nos quitamos los abrigos de invierno cuando el clima se vuelve más cálido. ¿Dirías que tu abrigo es basura una vez que ya no lo necesitas? claro que no, pues tu sangre tampoco lo es.

}Nuestra sangre es sagrada, nada de sucio tiene, al contrario, muestra la grandeza de la biología humana. La educación que muchas mujeres tienen sobre el ciclo menstrual es visto simplemente como un proceso sexual, netamente físico y que puede ser controlado, que no me cabe duda de que así es, sin embargo, se suma a esto un bello proceso espiritual, emocional, y conductual que sirve sea atendido y conocido.

En torno a la menstruación en Chile y en el mundo hay muchos tabués. Se hablaba antiguamente que las mujeres al menstruar se ponían ineficientes, no podían tocar la comida, no podían bañarse se hablaba fríamente y a escondidas que era lo peor, que la mujer que menstruaba estaba IMPURA.

Hoy todos estos prejuicios que son la base con la que muchas niñas crecieron-el silencio- sobre el poder de ser cíclicas, estos cambios de ánimo se han ido disfrazando con diagnósticos, de hiperactividad, pesimismo, flojera, melancolía, promiscuidad, etc…que mes a mes le viene a la mujer.

estar-embarazada_3.jpgLa educación que tenemos las mujeres con respecto a la menstruación es un tipo de modelo que ha hecho que muchas se escondan cuando menstrúan y se avergüencen, o peor aún se sientan hediondas y feas. La necesidad de ocultar lo húmedo, oloroso, peludo, y viscoso ha significado la ignorancia de nuestros cuerpos, especialmente de nuestra vagina.

Hay casos realmente aberrantes de información que casi sin darnos cuenta seguimos reproduciendo y transmitiendo generación tras generación y lo peor es que hoy a los medios de comunicación es a lo que más le creemos, si lo dice la tele es verdad… según esto me llegue a preguntar, ¿qué información se nos transmite a las mujeres, especialmente a las niñas con cada publicidad acerca de la menstruación?

La publicidad le dice a la mujer “eres algo que debe ser modificado” “cuando llegue tu menstruación, has como si no te pasara nada”. “Ocupa esto que te mantendrá seca” “sigue tu vida, no te detengas”, “nuestro producto te protege”.

Culturalmente se nos ha inculcado que la oportunidad para tener “nuestro espacio” o “un descanso” no es apropiado. Por lo tanto, detenerse es malgastar el tiempo.

Un mensaje que nos indica como mujeres que tenemos que mantenernos en el “closet”, esto es, invisibilizar lo más posible nuestra menstruación, mediante diferentes “tecnologías higiénicas” (como tampones, toallitas, pastillas anticonceptivas, anti inflamatorios), para así poder llevar una vida “normal”, al igual que el hombre.

Es este el mensaje que muchas mujeres entienden, y han portado como una verdad… es así debe ser secreto, ¿les ha pasado que si están en lugares públicos y tienen que sacar su toallita se “cubren» de que no vean que  la toalla?

menarca-ilustracaoLa información que nos llega de la publicidad que día a día muchas niñas ven asocia la menstruación a la idea de algo doloroso cuando no siempre es así, y de sobre manera refuerza el consumismo cómodo, “lo desechable”.

Hemos creado una sociedad donde la velocidad y el consumismo es crucial para sobrevivir por lo tanto cuando nosotras las mujeres nos presentamos una vez al mes con nuestra menstruación que nos incentiva naturalmente a disminuir la velocidad por ende menos productividad y eficiencia pues el consumismo aparece y nos dice, ven compra esto y serás igual de eficiente y mejor aún nadie notara que estas con la regla.

Muchos de los tabués que hoy existen sobre la menstruación fueron establecidos por hombres, y muy bien aceptados por las obedientes mujeres.

¿Has oído hablar del Subconsciente?  Pues con todo lo ya escrito puedes llegar a creer que la información que nos transmite el medio en el que vivimos, las experiencias compartidas por ejemplo o lo que nos dicen sobre la menstruación puede quedar grabado en nuestra mente y elaborarse de tan exquisita manera que se convierta en una conducta y luego un habito? Pues el subconsciente graba (registra), guarda y elabora programas mentales en base a las experiencias, vivencias que le llegan a través de la voz, la visualización, del gusto, del olfato y del tacto y de la imaginación.  Es por esto que realmente sobran motivos para de una vez develar lo sagrado que es nuestro ciclo de fertilidad y sobre todo desechar los tabués asociados a está. Pues el mensaje que recibimos del exterior y para que decir el mensaje que nuestra propia mente induce o supone por falta de información es igual o peor pues imaginamos cosas sin tener una pizca de conocimiento y termina siendo una tortura pues al no saber sobre algo, buscamos imitar para salir de ese estado.

Anne Mororow, Poetisa escribió:

“Si las mujeres estuvieran convencidas de que un día de descanso o una hora de soledad es una ambición razonable, harían la forma de tenerla. Pero como son las cosas, sienten que su necesidad es tan injustificada que rara vez hacen el intento.

Hay ciertos manantiales que sólo emergen cuando estamos solas. El artista sabe que debe estar solo para crear; el escritor para desarrollar sus pensamientos; el músico para componer; el santo para orar. Pero las mujeres necesitan la soledad para descubrir de nueva cuenta las verdades, la esencia de sí mismas.”

Sigue conociendo más sobre tu ciclo y el tiempo in-negociable que toda mujer debiera tener en los talleres de luna llena que imparto.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el 1 comentario

La búsqueda del del desarrollo individual a través del ciclo menstrual

Conocernos a nosotras mismas es vital para revelar la vida que queremos, tomando decisiones conscientes y siendo partícipes de nuestras emociones. En este sentido, re-conectarnos con el ciclo natural de la tierra, la luna y, sobre todo, con el ciclo natural de nuestras hormonas, abrirá nuestras percepciones más sutiles a las energías que se van manifestando en nuestro interior.

¿Qué tal si te dijera que toda mujer dispone en su cuerpo de una naturaleza cíclica única que nos conecta profundamente con la tierra? Pues Sí disponemos del ciclo menstrual.

images (1)Todos los seres humanos tienden a la búsqueda del desarrollo individual. Esta necesidad de responder a la pregunta ¿quién soy? nos ha llevado a ahondar en libros, prácticas y sanaciones. Hoy disponemos de gran cantidad de cursos y talleres que ayudan a transformarnos, a buscar “quiénes somos” en nuestro interior y a descubrir cómo desenvolvernos en este plano.

En nuestra búsqueda de auto-conocimiento, nos encontramos con un primer estado de “adormecimiento”, similar al estado de “sueño”. Esta condición de “sueño” se halla en toda la humanidad y en cada persona. Durante un largo periodo creemos que transitamos por un estado de consciencia, que no es más que un estado de vigilia que funciona de modo automático. Reaccionamos en base a imitaciones, patrones, defensas, y muy poco conocemos de una real reacción consciente. La historia que nos antecede a las mujeres sobre el tema de la menstruación nos ha mantenido en este estado de “adormecimiento”, donde solo hemos aprendido a imitar conductas dañinas y degradantes, en vez de reconocer nuestro potencial único y creativo que se inicia con la primera menstruación.

8fa4910128eb90c26f0e64c4b3a1446d

Hoy en día las mujeres jóvenes aprecian y valoran su sabiduría femenina, mucho más de lo que sus madres lo hicieron, y están haciendo un mejor trabajo al cuidar de sí mismas, física y emocionalmente. Creencias en torno a la menstruación han hecho entender que las hormonas femeninas son un inconveniente que requiere atención médica para tratarse o erradicarse. Si logramos cambiar estas ideas tendremos un recurso, no solo propio de cada mujer, sino adecuado para comenzar un camino de auto-conocimiento y sabiduría.  Miranda Gray es una de las motivadoras menstruales que ha impulsado a muchas mujeres a amar su ciclo y tomar provecho de este. En una charla del curso Moon Mothers, dictado en Chile el 2013, se nos incentiva diciendo lo siguiente: “El trabajo que se aplica al ciclo menstrual es un método para ascender tu nivel de consciencia, intencionadamente”. Estas palabras dejan un llamado para comenzar a entender que nuestro ciclo menstrual tiene un poder ilimitado de autogeneración y renovación, como las células, y que mediante esta sabiduría, la mujer tiene guardado un gran  potencial.

Nuestra menstruación existe para dar testimonio de nuestra esencia femenina. Las mujeres debemos entender que siempre hay un mensaje detrás de los síntomas menstruales. Si nuestra relación de pareja va mal, nuestro trabajo no nos hace feliz o tenemos conflictos con nuestra sexualidad, entonces seremos más propensas a tener un síntoma premenstrual muy agudo y nos mostraremos menos tolerantes que en otras fases del ciclo. Muchas mujeres se sienten “atrapadas” en su vida y esta aflicción genera una manifestación física. Como somos seres humanos integrales, todo lo que ocurra en nuestras emociones ocurrirá en nuestra salud: sin salud emocional no hay salud física. El sistema femenino es muy sofisticado y si algo nos sucede emocionalmente, nuestro ciclo menstrual nos alertará de inmediato. Muchas veces pasamos por alto estas advertencias y nos llenamos de medicamentos que no demorarán en somatizarse en nuestro útero, trompas, ovarios, vagina o pechos.

27e484b06cbc4d3bacc65522748c0434La menstruación siempre trae un mensaje para nosotras. Durante este periodo de sangramiento, especialmente ocurre un despertar en nuestra consciencia que hace que todo lo que hayamos callado, sublimado, ocultado, o retenido se manifieste. Muchas veces no estamos capacitadas para reflexionar sobre lo que sentimos, ya sea por falta de tiempo o, simplemente, porque no nos enseñaron a escucharnos. Numerosas mujeres precisan contención para expresar lo que sienten, por tanto, los síntomas premenstruales llegan con mucho malestar y la sangre con mucho dolor. Este “mal sentir” de la menstruación ha hecho que muchas de nosotras la detesten y hagan lo imposible por que pase inadvertida. Desde hace un tiempo, las mujeres han buscado maneras saludables para reconciliarse con este periodo que dura gran parte de la vida y viene una vez al mes, alrededor de 4 a 7 días. Muchas se han preguntado si la menstruación les durará varios años más, debido a los malestares que trae y a la manera que tienen de enfrentarla. Para ninguna mujer es saludable vivir una vida así, ¿verdad?, odiando su condición cada mes. La menstruación no solamente es un testimonio de que estás en edad fértil, o mera manifestación física, que se puede reducir a la explicación de que la sangre menstrual es la liberación de las capas del endometrio. ¡Este momento es eso y mucho más!

Para abordar nuestra menstruación tenemos que comprender que debe ser tratada de manera integral, percibiéndola no solo a nivel físico, sino también a nivel conductual, emocional, mental y espiritual. Comprenderla en su totalidad, incluyendo el “ser humano” en todos sus planos, te aportará grandes beneficios de auto-conocimiento y podrás tomar provecho de este periodo como el mejor momento para conocerte, sanar y renacer mes a mes.

Cuando una mujer se reconoce como tal, comprende su energía y fortaleza interior, siente e identifica sus tiempos, respetando su propio reloj; significa que ha empezado un camino de auto-valoración que la ayudará a ser un canal de luz en esta tierra.

descargaTodas las mujeres estamos in-formadas en base a la naturaleza, ¿qué quiere decir esto? Que somos como la madre tierra, pues tenemos ciclos y cambios constantes. Así, tenemos una cercanía con la luna que nos hace ser cíclicas y cambiantes como ella. Reconocernos cíclicas nos da el beneficio de saber que todo cambia y se transforma, por tanto, nada es permanente. Esto lo vivimos, mes a mes, en nuestro cuerpo, a través de la modificación de emociones y conductas. En un mes podemos transitar por cuatro estados, matizados de experiencias que nos hacen conocernos mejor.

La menstruación es una demostración de la vida, de nuestra fertilidad. Su llegada es un momento importante de conexión con nuestro cuerpo y emociones, y se relaciona con todo lo creativo que habita en nuestro ser. Es un tiempo para reconocer el amor que tenemos por nosotras mismas como mujeres y, en definitiva, el amor a la vida que llevamos.

¿Es posible recuperar la sabiduría del ciclo menstrual? Pues sí, solo debemos sintonizarnos con nuestra naturaleza cíclica que experimentamos cada mes y que se manifiesta acompañada de las fases de la luna. Christiane Northrup es una prestigiosa obstetra y ginecóloga acreditada, titulada por la Escuela de Medicina de Dartmouth, que ha escrito mucho sobre la sanación femenina, en su libro, el cual te recomiendo leer, Cuerpo de mujer sabiduría de mujer, dice:

(…) incluso en la sociedad moderna, en la que estamos desconectadas de los ritmos de la naturaleza, el ciclo de la ovulación está influido por la Luna. Los estudios han demostrado que los índices más elevados de concepción, y probablemente de ovulación, se producen durante la Luna llena o el día anterior. Durante la Luna Nueva disminuyen los índices de ovulación y concepción, y a un número cada vez mayor de mujeres les viene la menstruación. Cuando reconocemos, entendemos y trabajamos en forma consciente que el ciclo menstrual es nuestra conexión con los ciclos macrocósmicos de la naturaleza, las fases crecientes y menguantes de la luna, el flujo y reflujo de las mareas y los cambios de estación, comprendemos que son estos mismos ritmos universales que gobiernan las mareas y las fases de la luna, y que a través de ellos estamos ligadas a un ciclo creativo; logramos vincularnos con nuestra sabiduría interior.

TODAS LAS MUJERES SOMOS CÍCLICAS, saca provecho de esto¡

Para entender el ciclo menstrual, lo primero que te sirve realizar es: estar atenta a tu cuerpo.

No importa si existe una regla de cada 28 debiera llegar tu sangrado, y al 14 es cuando ovulas, eso no importa realmente, lo que si, es tu cuerpo lo que importa, que lo vayas escuchando, entendiendo, siguiendo la pista de tus hormonas y sus cambios, es desde aquí que el ciclo menstrual se convierte en una de las mejores herramientas de autoconocimiento.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

El ciclo Menstrual un recurso natural de empoderamiento

Todos los seres humanos tienden a la búsqueda del desarrollo individual. Esta necesidad de responder a la pregunta ¿quién soy? nos ha llevado a ahondar en libros, prácticas y sanaciones. Hoy disponemos de gran cantidad de cursos y talleres que ayudan a transformarnos, a buscar “quiénes somos” en nuestro interior y a descubrir cómo desenvolvernos en este plano.
En nuestra búsqueda de auto-conocimiento, nos encontramos con un primer estado de “adormecimiento”, similar al estado de “sueño”. Esta condición de “sueño” se halla en toda la humanidad y en cada persona. Durante un largo periodo creemos que transitamos por un estado de consciencia, que no es más que un estado de vigilia que funciona de modo automático. Reaccionamos en base a imitaciones, patrones, defensas, y muy poco conocemos de una real reacción consciente. La historia que nos antecede a las mujeres sobre el tema de la menstruación nos ha mantenido en este estado de “adormecimiento”, donde solo hemos aprendido a imitar conductas dañinas y degradantes, en vez de reconocer nuestro potencial único y creativo que se inicia con la primera menstruación.
Hoy en día las mujeres jóvenes aprecian y valoran su sabiduría femenina, mucho más de lo que sus madres lo hicieron, y están haciendo un mejor trabajo al cuidar de sí mismas, física y emocionalmente. Creencias en torno a la menstruación han hecho entender que las hormonas femeninas son un inconveniente que requiere atención médica para tratarse o erradicarse. Si logramos cambiar estas ideas tendremos un recurso, no solo propio de cada mujer, sino adecuado para comenzar un camino de auto-conocimiento y sabiduría. Miranda Gray es una de las motivadoras menstruales que ha impulsado a muchas mujeres a amar su ciclo y tomar provecho de este. En una charla del curso Moon Mothers, dictado en Chile el 2013, se nos incentiva diciendo lo siguiente: “El trabajo que se aplica al ciclo menstrual es un método para ascender tu nivel de consciencia, intencionadamente”. Estas palabras dejan un llamado para comenzar a entender que nuestro ciclo menstrual tiene un poder ilimitado de autogeneración y renovación, como las células, y que mediante esta sabiduría, la mujer tiene guardado un gran potencial.

Nuestra menstruación existe para dar testimonio de nuestra esencia femenina. Las mujeres debemos entender que siempre hay un mensaje detrás de los síntomas menstruales. Si nuestra relación de pareja va mal, nuestro trabajo no nos hace feliz o tenemos conflictos con nuestra sexualidad, entonces seremos más propensas a tener un síntoma premenstrual muy agudo y nos mostraremos menos tolerantes que en otras fases del ciclo. Muchas mujeres se sienten “atrapadas” en su vida y esta aflicción genera una manifestación física. Como somos seres humanos integrales, todo lo que ocurra en nuestras emociones ocurrirá en nuestra salud: sin salud emocional no hay salud física.

El sistema femenino es muy sofisticado y si algo nos sucede emocionalmente, nuestro ciclo menstrual nos alertará de inmediato. Muchas veces pasamos por alto estas advertencias y nos llenamos de medicamentos que no demorarán en somatizarse en nuestro útero, trompas, ovarios, vagina o pechos. La menstruación siempre trae un mensaje para nosotras. Durante este periodo de sangramiento, espacialmente ocurre un despertar en nuestra consciencia que hace que todo lo que hayamos callado, sublimado, ocultado, o retenido se manifieste. Muchas veces no estamos capacitadas para reflexionar sobre lo que sentimos, ya sea por falta de tiempo o, simplemente, porque no nos enseñaron a escucharnos. Numerosas mujeres precisan contención para expresar lo que sienten, por tanto, los síntomas premenstruales llegan con mucho malestar y la sangre con mucho dolor. Este “mal sentir” de la menstruación ha hecho que muchas de nosotras la detesten y hagan lo imposible por que pase inadvertida. Desde hace un tiempo, las mujeres han buscado maneras saludables para reconciliarse con este periodo que dura gran parte de la vida y viene una vez al mes, alrededor de 4 a 7 días. Muchas se han preguntado si la menstruación les durará varios años más, debido a los malestares que trae y a la manera que tienen de enfrentarla. Para ninguna mujer es saludable vivir una vida así, ¿verdad?, odiando su condición cada mes. La menstruación no solamente es un testimonio de que estás en edad fértil, o mera manifestación física, que se puede reducir a la explicación de que la sangre menstrual es la liberación de las capas del endometrio. ¡Este momento es eso y mucho más!
rosa roja relievePara abordar nuestra menstruación tenemos que comprender que debe ser tratada de manera integral, percibiéndola no solo a nivel físico, sino también a nivel conductual, emocional, mental y espiritual. Comprenderla en su totalidad, incluyendo el “ser humano” en todos sus planos, te aportará grandes beneficios de auto-conocimiento y podrás tomar provecho de este periodo como el mejor momento para conocerte, sanar y renacer mes a mes.

Texto de mi próximo libro¡¡¡¡¡    Mj.

Imagen primera: de Jackie Dives

Publicado el 26 comentarios

El ritual de sembrar tu sangre menstrual

¡Qué gusto me da que leas esto! Cuando me plantearon que podía devolver mi sangre menstrual a la tierra, se vinieron a mi mente dos preguntas, ¿cómo lo hago? ¿Tendré que tocar mi sangre menstrual? Realmente la sugerencia que me hacían era tentadora, aunque extraña. Sin embargo, en ese entonces al escuchar el relato sobre lo sanador y liberador que resultaba sembrar la menstruación, no dudé en esperar mi próximo ciclo menstrual y realizar esta siembra para ver qué me sucedía. Lo primero que me dijeron, fue que antes de iniciar mi ritual de siembra menstrual debía cambiar conscientemente cualquier sensación de asco, repulsión o suciedad que tuviera con respecto a la sangre menstrual. Luego, tenía que recoger mi sangre menstrual en algodón o tela y en ese tiempo no se distribuían aún las toallas higiénicas con estas características, por lo tanto, yo usé algodón. El solo hecho de ver la sangre en el algodón blanco, esa mancha rojo brillante, tibia y tan viva, me causo alegría. Fue una sensación muy especial ver mi sangre viva, no encerrada en la toalla absorbente desechable. Después, para liberar la sangre menstrual, debía poner en agua el algodón o la tela, durante unos minutos. Posteriormente, para el paso correspondiente a la siembra, me detuve a observar el agua toda roja, a escurrir y verter el contenido en un recipiente (yo use una botella). Entonces, creé un espacio sagrado en el patio de mi casa, donde simplemente me senté junto a un árbol y vertí mi sangre en la tierra, me conecte con mi útero y con la significancia de ese primer momento. Quizás, por primera vez en mi linaje esa sangre era honrada con un simple ritual de amor y valoración. ¿Qué sentí? Pues me llene de suspiros… algo en mi había despertado. Desde ese momento (hace ya 9 años) mi luna bajó a la tierra. Este ritual se realiza hace muchos años; nuestras ancestras entregaban su sangre a la tierra en señal de ofrenda, conexión y reconocimiento de nuestro linaje, agradeciendo y honrando este precioso momento, que es un prodigio de la biología humana.

La Sangre menstrual es entregada a la tierra, para que el espíritu de la madre tierra se entere de la evolución que llevamos los seres humanos aquí, sobre ella. Y la Mujer con su menstruación es la mensajera de esa información.LA TIERRA NECESITA SANGRE DE VIDA, ya no más sangre de guerra y muerte.

Sembrar tu sangre menstrual, te da la oportunidad de liberar cargas emocionales que tuviste durante tu último ciclo, pues tu sangre tiene tu pena, tu dolor, tu angustia, tu alegría, tu agradecimiento, tus rezos y orgasmos sentidos. Sembrar tu sangre menstrual significa ofrecer tu savia a la energía creadora madre – padre, en símbolo de gratitud por la vida que llevas.  Cuando tu sangre llega a la tierra ayudas a tu madre, a tu abuela y a despejar las viejas heridas familiares existentes en las mujeres que te anteceden, con el propósito de  abrir un camino de amor a las generaciones que vendrán después de ti. Como ya has leído anteriormente en este libro, la menstruación es una oportunidad de renovar tu mundo interno, por lo tanto, sembrarla te ayudará a liberarte de lo que ya no te sirve para llenarte de las bendiciones que la madre tierra tiene para ti. La sangre menstrual es un canal directo a las profundidades del corazón del planeta tierra. Sin pudor y sin temor este ritual es parte de la sanación planetaria.

La Sangre Menstrual contiene valiosas células madre, hierro, proteinas, vitaminas y demás minerales; que constituyen la ofrenda más valiosa que somos capaces de entregar. Nuestras aguas sagradas, las que han sido reservadas en nuestro vientre cada mes para recibir y acoger a la nueva vida que podríamos gestar.

Y bueno, ¿por dónde comenzar? Por hacer un cambio. ¡Dile adiós a las toallas desechables! Las toallas higiénicas desechables contaminan el planeta y nuestro cuerpo. Los químicos que son usados para lograr que las toallitas femeninas sean blancas son fuertes contaminantes del medioambiente y además son tóxicos, es decir, venenosos para el organismo. Es por esto que muchas mujeres no toleran las toallas desechables y los químicos que contienen les producen alergia y picazón. Incluso pueden provocar problemas asociados a la reproducción, al desarrollo y afectar el sistema inmunitario. También interferir las hormonas. Si tenemos en cuenta que las mujeres tenemos alrededor de 13 ciclos anuales, y que en cada uno de ellos gastamos 4 toallitas diarias por los 5 días que nos dura cada período, en un año usaríamos 260 toallitas femeninas, nuestro período fértil dura aproximadamente 40 años, de modo que en nuestra vida gastaríamos 10.400 toallitas femeninas desechables, otros cálculos dicen que son 17.000. Para completar esta información, Paulina Díaz y Alfonsina Abarzúa crearon un blog sobre ecología y conciencia femenina, que también puedes consultar:

En Chile viven 7.646.856 mujeres, de las cuales 6.568.125 viven en zonas urbanas, y aproximadamente un 60%, 3.940.875 de ellas se encuentran en la edad Fértil, (de 11 a 50 años), por lo tanto, se tirarían aproximadamente 1.024.627.500 de toallitas higiénicas cada año en Chile, eso sin contar a la población rural que también consume toallitas desechables.

Eso sumado a los tampones, aplicadores de tampones, protectores diarios, y al empaque donde todo esto viene, en sobres individuales de plástico, en la bolsa cada 8 toallitas, en la bolsa que traes del supermercado y en la bolsa donde los tiras!!

Imaginemos cuántas mujeres en el mundo están menstruando y tirando sus toallitas a la basura… o más bien dicho a la Tierra, porque es ella quien finalmente la recibe…

Se dice que son aproximadamente 13.700 toallitas por segundo!!

Toda esa cantidad de desechos contiene, además de TU sangre: fibra celulósica, gel, fibra sintética, poliester, polietileno con gel, materiales que tardarán mínimo 200 años en biodegradarse, que ocupan una amplia manufactura y que todo este proceso además deja a su paso más desechos contaminantes en el agua y en el suelo.

(Extraído de http://lunamamaluna.blogspot.com/)

Por todo esto es que te invito a usar las toallitas de tela. Antiguamente, nuestras abuelas e incluso algunas madres usaban estas toallas. Hoy se ha sofisticado esta noble técnica y hay mujeres que confeccionan toallitas de tela, amigables con nuestro cuerpo femenino, no irritantes, 100% algodón y reciclables. ¡Como ves el objetivo de este cambio es amplio!

CUIDA LA TIERRA: Desechamos millones de toallas desechables a la basura que contaminan, pues demoran cientos de años en degradarse.

CUIDA TU CUERPO: Los químicos que les colocan para blanquear dañan la flora vaginal.

CUIDA TU BOLSILLO: Son económicas, ya que duran años. Al ser reciclables, puedes reutilizarlas… ¡solo se lavan y listo!

Si quieres conseguir las toallitas en Chile, ve aquí

La conexión con la sangre menstrual; verla, olerla, sentirla… es algo importante de hacer como mujer, sobre todo, para liberarla a la tierra, sembrándola como una semilla de vida… llenando la tierra con VIDA.

El ritual es muy simple:

  • Conseguir las toallas de tela o algodón hidrófilo (puedes encontrarlas a la venta en la tienda MamaLuna en el Bazar de Sanahí).
  • Preparar tu altar de luna, que será tu espacio sagrado. Puedes escoger un lugar especial si vives en casa con jardín o si vives en un departamento, puedes crear tu propio jardín con plantas de tu preferencia. Si lo deseas, puedes adornar este lugar con símbolos significativos para ti.
  • Comenzando el ritual: Es un sencillo ritual en el que haces una evocación a tu intuición y sabiduría interna. Tomas el recipiente donde depositaste tu sangre de luna y la viertes en la tierra. Puedes expresar lo que quieres sanar, bendecir, agradecer, etc.
  • En caso de que estés fuera de casa o de viaje, no dejes de sembrar tu luna, hazlo en cualquier planta, pero ¡hazlo! Si lo prefieres, puedes guardar tu luna hasta llegar a tu casa.

Ahora ya sabes lo poderosa que es la sangre menstrual para ti, para la tierra y para la vida.

Este ritual es para todas aquellas mujeres que estén buscando un mejor y mayor equilibrio tanto físico como anímico, mental y espiritual. Ésta es una gran oportunidad.
 
Igualmente para las que están sanando quistes, pólipos, endometriosis y miomas uterinos. Así como las que deseen concebir hijos o simplemente abrirse para experiencias Nuevas de todo tipo

Mj


 

Publicado el Deja un comentario

Soy de la generación de mujeres que ama menstruar

 

ama

Es necesario reconocer el sentido y valor de los ciclos femeninos de tu cuerpo.

Sanar el dolor, las heridas, las violencias, las anulaciones…etc.

Estamos en la generación de la consciencia…si tu eres una mujer con-siente de su ciclo comparte está imagen y comienza a amar menstruar.

Si quieres emprender este camino de autoconocimiento en Aflora Mujer tenemos talleres y terapia individual y grupal donde te ayudamos a sanar esas heridas y aflorar a la mujer que es fiel a si misma.