Publicado el 2 comentarios

¿Por qué se enferman los ovarios?

¿Qué sabes sobre tus ovarios? Considero importante hacernos está pregunta para comenzar este artículo. Si tu respuesta se parece a lo que algún día respondí yo “ Los ovarios son el lugar de  donde salen los óvulos” y un silencio y puntos suspensivos… pues créeme no es tarde para aprender más sobre tu anatomía de mujer y sobre todo en el plano de las energías y emociones que este preciado órgano guarda.

En este artículo quisiera entregar un complemento al conocimiento anatómico que es muy importante de entender, sobre cómo funcionan nuestros ovarios, y sobre las emociones que vamos desplazando y sofocando en nuestro cuerpo que llegan a enferman los ovarios.

Antes de darte luces sobre la posible respuesta me gustaría honrar el trabajo de investigación que hizo Jimena Chalchi en la página de http://yeztli.com/ Lo cual complementa maravillosamente este artículo por favor léelo.

Pregunte a las mujeres lo siguiente, al pensar en los ovarios, ¿Qué es lo que viene a tu mente? Y ante esto respondieron, nutrición, fertilidad, ovulación, redondez, inicio, protección, pequeño, sutil, placer, vida, fuente, al ser dos son la balanza perfecta, son excusas para vivir distintas experiencias, nido, ternura, fuerza creadora, la conexión con mi linaje, y para algunas era dolor, y lucha.

Muy buenas respuestas¡¡ sin embargo,  no todas las mujeres hemos pensado positivamente sobre nuestros ovarios, (pues no nos enseñaron a pensar positivamente sobre nuestro cuerpo femenino) algunas al pensar en ellos  expresan, “ a  veces  duelen” “ o son para mi una lucha constante” pues tienen ovario poliquistico por ejemplo o algún síntoma que las acongoja.

girls-602168_960_720Pareciera que en algunas mujeres sigue interiorizado la típica frase cuando menstruamos “ me duelen los ovarios ”  Y entonces  ¿por qué duelen? ¿Por qué se enferman? Si desde alguna parte de nuestra conciencia casi susurrado desde nuestra biología nos hace saber que los ovarios son vida, placer, nutrición, fertilidad, fuerza creadora, conexión, y poder personal ¿será que duelen por que alguna parte de nuestra feminidad duele?, ¿será posible que  enfermen por que no conectamos realmente con el placer de ser mujer?, ¿por qué el placer lo disfrutamos poco o casi nada? ¿Por qué  la fertilidad la concebimos solo para crear hijos?, ¿y la fuerza y el poder lo delegamos y tememos sentirlo en nosotras? ¿ o quizás porque no permitimos mostrar nuestra feminidad? Y tenemos una idea de que ser femenina es debilidad.

¿Por qué pensar que la enfermedad en nuestra anatomía es casi una maldición que nos toca vivir por ser mujeres? ¿Tiene arreglo mi cuerpo que no ovula y genera miomas y dolor? ¿Las pastillas es el único método  para controlar el SOP y los miomas? ¿Solo mediante una operación puedo sanar mis ovarios de los miomas o quistes?

Pues hay varias maneras de entender el lenguaje de los ovarios, cada vez hay más mujeres dispuestas a aceptar la idea de que los síntomas físicos son una expresión de un conflicto psicológico-espiritual y que la curación no es  posible únicamente en la dimensión física.

Debiéramos tomar conciencia entonces que los síntomas que el cuerpo expresa son mensajes del alma y que es posible iniciar el camino de curación de la energía femenina a través de los síntomas.

Son los ovarios los encargados de liberar las semillas de vida que hay en nuestro cuerpo de mujer por ende cuando hay una somatización en los ovarios hay simbólicamente un conflicto (consciente o inconsciente) con la vida, la fuerza, el poder,  la feminidad y porque no, también con tu linaje de mujeres, como dice Ange Illanez que amorosamente dejo su testimonio a la pregunta que deje en Facebook ” Me forme en el útero de mi madre y mis ovarios y los óvulos que maduraron mes a mes nacieron conmigo y con la impronta de las mujeres de mi clan.”

La psicóloga Pilar Sordo en su libro  viva la diferencia, expone una investigación hecha por ella donde estudio las respuestas de  hombres y mujeres en el que se les hizo asociar libremente las palabras folículo u óvulo o útero y espermio “En relación a óvulo las palabras más escogidas tenían que ver con el concepto de retener, acoger, espera, menstruación, dolor, vida, amor, solo y lento”. Al hacer el análisis de todos los términos que la gente expresó en sus asociaciones, podemos extraer las primeras conclusiones sobre cómo lo biológico es extrapolable a la psicológico. ¿Qué significa esto? Que en nuestro cuerpo está el mensaje, parece simple¡¡. Los óvulos nos entregan las hormonas necesarias para desarrollarnos como mujer, nuestro cuerpo y nuestro psicología están unidos, si pudiéramos darle un lugar en nuestro cuerpo a las palabras PODER,  VIDA, HERENCIA, AMOR de seguro seria entonces en el órgano encargado de generar todo esto, en este caso, los ovarios y el útero.

Cuando lo femenino se endureceanemone-179006_960_720

En los casos de mujeres con problemas para ovular es importante tener en cuenta que la persistencia del folículo más allá del tiempo apropiado se produce cuando no tiene lugar la ovulación en el ovario. A nivel corporal es frecuente que la causa radique en que la cápsula del folículo no se rompa porque es demasiado dura. No es raro que entonces siga creciendo, se vuelva más grande y llegue  a convertirse en un quiste y por lo general lleno de agua. Para las afectadas habría que averiguar hasta qué grado sus tejidos actúan como un espejo y ella es dura y recia consigo misma, sobre todo en lo relativo al tema de “tener hijos”. Donde todo se convierte en tejido conjuntivo, duro, y no se deja paso libre al óvulo puede haber indicios hacia una falta de desprendimiento en el propio ámbito femenino. Es evidente que falta confianza  y que en lugar de llegar a ti llegan al blindaje que te has puesto.

Si se avanza un paso más se crea el vínculo entre el óvulo femenino y el principio de la luna, y con ello de los sentimientos, puede suponerse que las afectadas, después de muchas heridas en su sensibilidad que han afectado su lado femenino, se han colocado una coraza (tejido endurecido en su óvulos y ovarios) y que prefieren no dejar salir nada de su lado blando, de sus sentimientos y lágrimas.

El poder de la energía Yin. El ovulo emite energía que llama al espermio.

Es algo mágico realmente que el espermio entre al ovulo, ¿será que el ovulo llama al espermio y le permite la entrada? ¿Somos nosotras las que permitimos la gestación?. Christiane Northrup comenta en su libro cuerpo de mujer sabiduría de mujer lo siguiente “El poder yin es el poder del óvulo que envía una señal al espermatozoide y luego se sienta a esperar que este venga.” ¿Sera entonces que al trabajar en una la posibilidad de creer, de confiar, de entregarse y despertar en una las cualidades yin que poseemos ayude entonces a sanar los síndromes en los ovarios? En mi experiencia yo creo y siento que SI ¡¡¡ que trabajando en una en conciencia sobre nuestras corazas, heridas en lo femenino que tenemos y el blindaje que nos pusimos pues si ayudará a que nuestros ovarios y óvulos se abran al sentir de nuestro santuario femenino.

Traducido a nivel espiritual, la problemática para las mujeres radicaría en endurecerse cada vez más en sentido figurado, resguardarse mejor y con ello imponerse, quizás el trabajo interior radique en endurecerse menos a nivel corporal, mental y emocional y dejar de construir muros que nos alejen de sentir.

Desde  nuestro interior aflora la sanación

meditation-1063449_960_720

C.G. Jung saco a la luz el ánima (femenino)  y el ánimus (masculino), cada una de nosotras tiene ánima y ánimus ¿en dónde? En nuestra psique según Jung, sin embargo estos también se muestran en nuestro cuerpo cuando lo femenino se vuelve demasiado duro y lo varonil, lo masculino, demasiado blando y femenino es que nuestros polos están en desarmonía. Si ambos ánima y ánimus en nuestro interior se comprometieran, es decir si logramos encontrar el equilibrio de estas dos fuerzas en nuestro interior, los síntomas en lo femenino dejarían de manifestarse, pues no solamente el trabajo de sanación femenina es en el campo de lo femenino, somos un todo, ánima y ánimus.

Somos varias mujeres con heridas en lo femenino, heridas que vienen de lo masculino, son siglos de patriarcado donde  Las mujeres hemos vivido un borramiento de nuestra  energía a partir del surgimiento del patriarcado, que sucede del 900 a.c. hasta el 1,200 d.c, cristalizado en nosotras vida tras vida, donde la falta de voz, de presencia, de influencia en la esfera cultural, política y social nos ha llevado a mantener el silencio y la aceptación de todas estas influencias externas, alejándonos de nuestro sentir y nuestra conexión interior, otorgando el poder a los otros. (Dicho por Ana Silvia Serrano). ¿No es curioso entonces que no queramos abrirnos a lo femenino verdad? Pues las memorias que guardamos en los ovarios y en el útero pues muchas veces surgen como un miedo, o bloqueo por tanta historia psíquica, energética donde nos usaron, mataron, quemaron , y avergonzaron por ser mujer, por lo tanto no es raro que nos masculinicemos y nos endurezcamos pues tampoco nos enseñaron a mostrarnos a liberar estas cargas, inseguridades, frustraciones, miedos y rabias, la frase “ las niñitas lloran” nos ha dañado mucho también, hay muchas mujeres que les cuesta llorar, emocionarse, que les cuesta sentir, tampoco vivimos en una cultura donde el afecto sea algo cotidiano, muchas veces es algo casual, casi oculto o solo entre personas muy cercanas y en las palabras diarias, en los gestos, pues se ve poco o casi nada en algunos casos.

Ahora bien la problemática del por qué los ovarios se enferman puede reducirse a que nos hemos endurecido, por que hay heridas en lo femenino que hay que sanar, sentir, expresar, liberar.

Las mujeres con molestias en sus ovarios (o útero) debería estudiar la devaluación que han hecho o a lo femenino en ellas o a lo masculino externo (e interno) y tomar conciencia en qué grado han asumido improntas que sigan afectando desde adentro (desde su mente/emociones/insconciente) su anatomía de mujer. Es posible que si no hacen esto su centro femenino siga gritando pidiendo socorro por medio de sus dolores. Éstos buscan siempre atraer la atención sobre sí y conseguir aprecio y dedicación. Donde una mujer consigue una valoración positiva de su propio mundo inferior y pueda valorarlo y liberarlo del rincón de sus sombras experimentará alivio general. Donde el vientre se convierte incluso en fuente de alegría y placer sin límites.

El trabajo interior te llevará a tener una sanación y  una dedicación voluntaria.

Lo que ayuda a emprender este viaje de sanación es estar acompañada por una terapeuta, la terapia que ayuda a este viaje es las geometrías de obsidiana, respiración ovárica alquimia femenina, hierbas medicinales, cambio de alimentación, conciencia, conocimiento y compromiso contigo.

Bibliografía

Dahlke “el mensaje curativo del alma femenina”