Publicado el Deja un comentario

Los nombres que le damos a la menstruación

Las denominaciones que tenemos las mujeres para referirnos a la sangre menstrual, si bien no se castiga a la mujer menstruante como antes, apartándolas o sintiendo que portaban al demonio, hoy como nos referimos a ella dice mucho de cómo nos sentimos siendo mujeres o mejor dicho como se nos enseñó a sentirnos en ese momento. Hemos creado incluso diversas jergas como: “estoy indispuesta”, “estoy mala”, “me llego la regla”, “la visita indeseada”, las abuelas le decían “estoy enfermando”, “estoy indispuesta” entre otros… cuando yo supe esto…me pregunte ¿por qué me voy a enfermar? Recuerdo a una profesora que dijo, te enfermas porque te pones mala en esos días. ¿Mala?

Estamos rodeadas de eufemismos que, dependiendo del contexto, pueden funcionar como una sentencia, advertencia, burla o una amenaza.

En los talleres y en las conversaciones que tengo con las mujeres veo que la llegada de la menstruación para muchas si fue una sentencia, y una amenaza, con frases como “la regla llego a entorpecer mi vida de niña”, “o de ahora en adelante no podrás seguir haciendo esto o aquello, pues ahora eres una mujercita”. Este sentir de que con la llegada de la menstruación la vida de niña a mujer toma un rol más a o menos difícil de soportar, crea en las niñas negatividad de entrar al mundo de ser mujer, a ocupar ese rol que nadie les explica. Es por esto que los rituales de paso son tan importantes, se realiza un rito para que esa niña comprenda el paso que está dando, y las mujeres de su linaje le ayudan con sus propias historias, sus consejos, sus relatos, a que esta nueva mujer entre empoderada al nuevo rol que ocupará en la sociedad. Es por ello que hoy en la sociedad actual si queremos que nuestras hijas sean mujeres de luz, empoderadas, claras, y conscientes de su cuerpo, son las madres, las que deben sanar y resignificar todo sobre su cuerpo femenino.

La educación que tenemos las mujeres con respecto a la menstruación es un tipo de modelo que ha hecho que muchas se escondan cuando menstrúan y se avergüencen, o peor aún se sientan hediondas y feas. La necesidad de ocultar lo húmedo, oloroso, peludo, y viscoso ha significado la ignorancia de nuestros cuerpos, especialmente de nuestra vagina.

Hay casos realmente aberrantes de información que casi sin darnos cuenta seguimos reproduciendo y transmitiendo generación tras generación y lo peor es que hoy a los medios de comunicación es a lo que más le creemos, si lo dice la tele es verdad… según esto me llegue a preguntar, ¿qué información se nos transmite a las mujeres, especialmente a las niñas con cada publicidad acerca de la menstruación?

La publicidad le dice a la mujer “eres algo que debe ser modificado” “cuando llegue tu menstruación, has como si no te pasara nada”. “Ocupa esto que te mantendrá seca” “sigue tu vida, no te detengas”, “nuestro producto te protege”.

Culturalmente se nos ha inculcado que la oportunidad para tener “nuestro espacio” o “un descanso” no es apropiado. Por lo tanto, detenerse es malgastar el tiempo.

Y piensa ¿que será de tu vida de mujer si continuas refiriéndote a la menstruación como «me indispuse» «ando con la regla», «estoy mala»?

El cambio parte por re significar este periodo que te acompañara durante muchos años.

 

Sigue conociendo más sobre tu ciclo y el tiempo in-negociable que toda mujer debiera tener en los talleres de luna llena que imparto.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es la menstruación?

 

Me gusta la respuesta que DeAnna Lam da sobre la menstruación ella dice: «nuestra sangre menstrual es nuestro útero desprendiendo su revestimiento (o capa) interior. Esto es todo y yo le agregó, » es algo que nos une con el TODO»

Así como un pájaro prepara un nido para sus pajaritos reuniendo plumas, hojas y ramas, también nuestro útero se prepara para nutrir a un bebé (si decidimos concebir)

Nuestro cuerpo recolecta nutrientes y crea tejido nutritivo para revestir nuestro útero para que pueda gestar vida nueva, en caso de que la vida empiece a crecer dentro de nosotras.

Sin embargo, tenemos la opción de no concebir un bebé, y es así que ese revestimiento en nuestro útero, se desprende, como una serpiente que muda su piel, como nosotras cuando nos quitamos los abrigos de invierno cuando el clima se vuelve más cálido. ¿Dirías que tu abrigo es basura una vez que ya no lo necesitas? claro que no, pues tu sangre tampoco lo es.

}Nuestra sangre es sagrada, nada de sucio tiene, al contrario, muestra la grandeza de la biología humana. La educación que muchas mujeres tienen sobre el ciclo menstrual es visto simplemente como un proceso sexual, netamente físico y que puede ser controlado, que no me cabe duda de que así es, sin embargo, se suma a esto un bello proceso espiritual, emocional, y conductual que sirve sea atendido y conocido.

En torno a la menstruación en Chile y en el mundo hay muchos tabués. Se hablaba antiguamente que las mujeres al menstruar se ponían ineficientes, no podían tocar la comida, no podían bañarse se hablaba fríamente y a escondidas que era lo peor, que la mujer que menstruaba estaba IMPURA.

Hoy todos estos prejuicios que son la base con la que muchas niñas crecieron-el silencio- sobre el poder de ser cíclicas, estos cambios de ánimo se han ido disfrazando con diagnósticos, de hiperactividad, pesimismo, flojera, melancolía, promiscuidad, etc…que mes a mes le viene a la mujer.

estar-embarazada_3.jpgLa educación que tenemos las mujeres con respecto a la menstruación es un tipo de modelo que ha hecho que muchas se escondan cuando menstrúan y se avergüencen, o peor aún se sientan hediondas y feas. La necesidad de ocultar lo húmedo, oloroso, peludo, y viscoso ha significado la ignorancia de nuestros cuerpos, especialmente de nuestra vagina.

Hay casos realmente aberrantes de información que casi sin darnos cuenta seguimos reproduciendo y transmitiendo generación tras generación y lo peor es que hoy a los medios de comunicación es a lo que más le creemos, si lo dice la tele es verdad… según esto me llegue a preguntar, ¿qué información se nos transmite a las mujeres, especialmente a las niñas con cada publicidad acerca de la menstruación?

La publicidad le dice a la mujer “eres algo que debe ser modificado” “cuando llegue tu menstruación, has como si no te pasara nada”. “Ocupa esto que te mantendrá seca” “sigue tu vida, no te detengas”, “nuestro producto te protege”.

Culturalmente se nos ha inculcado que la oportunidad para tener “nuestro espacio” o “un descanso” no es apropiado. Por lo tanto, detenerse es malgastar el tiempo.

Un mensaje que nos indica como mujeres que tenemos que mantenernos en el “closet”, esto es, invisibilizar lo más posible nuestra menstruación, mediante diferentes “tecnologías higiénicas” (como tampones, toallitas, pastillas anticonceptivas, anti inflamatorios), para así poder llevar una vida “normal”, al igual que el hombre.

Es este el mensaje que muchas mujeres entienden, y han portado como una verdad… es así debe ser secreto, ¿les ha pasado que si están en lugares públicos y tienen que sacar su toallita se “cubren» de que no vean que  la toalla?

menarca-ilustracaoLa información que nos llega de la publicidad que día a día muchas niñas ven asocia la menstruación a la idea de algo doloroso cuando no siempre es así, y de sobre manera refuerza el consumismo cómodo, “lo desechable”.

Hemos creado una sociedad donde la velocidad y el consumismo es crucial para sobrevivir por lo tanto cuando nosotras las mujeres nos presentamos una vez al mes con nuestra menstruación que nos incentiva naturalmente a disminuir la velocidad por ende menos productividad y eficiencia pues el consumismo aparece y nos dice, ven compra esto y serás igual de eficiente y mejor aún nadie notara que estas con la regla.

Muchos de los tabués que hoy existen sobre la menstruación fueron establecidos por hombres, y muy bien aceptados por las obedientes mujeres.

¿Has oído hablar del Subconsciente?  Pues con todo lo ya escrito puedes llegar a creer que la información que nos transmite el medio en el que vivimos, las experiencias compartidas por ejemplo o lo que nos dicen sobre la menstruación puede quedar grabado en nuestra mente y elaborarse de tan exquisita manera que se convierta en una conducta y luego un habito? Pues el subconsciente graba (registra), guarda y elabora programas mentales en base a las experiencias, vivencias que le llegan a través de la voz, la visualización, del gusto, del olfato y del tacto y de la imaginación.  Es por esto que realmente sobran motivos para de una vez develar lo sagrado que es nuestro ciclo de fertilidad y sobre todo desechar los tabués asociados a está. Pues el mensaje que recibimos del exterior y para que decir el mensaje que nuestra propia mente induce o supone por falta de información es igual o peor pues imaginamos cosas sin tener una pizca de conocimiento y termina siendo una tortura pues al no saber sobre algo, buscamos imitar para salir de ese estado.

Anne Mororow, Poetisa escribió:

“Si las mujeres estuvieran convencidas de que un día de descanso o una hora de soledad es una ambición razonable, harían la forma de tenerla. Pero como son las cosas, sienten que su necesidad es tan injustificada que rara vez hacen el intento.

Hay ciertos manantiales que sólo emergen cuando estamos solas. El artista sabe que debe estar solo para crear; el escritor para desarrollar sus pensamientos; el músico para componer; el santo para orar. Pero las mujeres necesitan la soledad para descubrir de nueva cuenta las verdades, la esencia de sí mismas.”

Sigue conociendo más sobre tu ciclo y el tiempo in-negociable que toda mujer debiera tener en los talleres de luna llena que imparto.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el 1 comentario

La búsqueda del del desarrollo individual a través del ciclo menstrual

Conocernos a nosotras mismas es vital para revelar la vida que queremos, tomando decisiones conscientes y siendo partícipes de nuestras emociones. En este sentido, re-conectarnos con el ciclo natural de la tierra, la luna y, sobre todo, con el ciclo natural de nuestras hormonas, abrirá nuestras percepciones más sutiles a las energías que se van manifestando en nuestro interior.

¿Qué tal si te dijera que toda mujer dispone en su cuerpo de una naturaleza cíclica única que nos conecta profundamente con la tierra? Pues Sí disponemos del ciclo menstrual.

images (1)Todos los seres humanos tienden a la búsqueda del desarrollo individual. Esta necesidad de responder a la pregunta ¿quién soy? nos ha llevado a ahondar en libros, prácticas y sanaciones. Hoy disponemos de gran cantidad de cursos y talleres que ayudan a transformarnos, a buscar “quiénes somos” en nuestro interior y a descubrir cómo desenvolvernos en este plano.

En nuestra búsqueda de auto-conocimiento, nos encontramos con un primer estado de “adormecimiento”, similar al estado de “sueño”. Esta condición de “sueño” se halla en toda la humanidad y en cada persona. Durante un largo periodo creemos que transitamos por un estado de consciencia, que no es más que un estado de vigilia que funciona de modo automático. Reaccionamos en base a imitaciones, patrones, defensas, y muy poco conocemos de una real reacción consciente. La historia que nos antecede a las mujeres sobre el tema de la menstruación nos ha mantenido en este estado de “adormecimiento”, donde solo hemos aprendido a imitar conductas dañinas y degradantes, en vez de reconocer nuestro potencial único y creativo que se inicia con la primera menstruación.

8fa4910128eb90c26f0e64c4b3a1446d

Hoy en día las mujeres jóvenes aprecian y valoran su sabiduría femenina, mucho más de lo que sus madres lo hicieron, y están haciendo un mejor trabajo al cuidar de sí mismas, física y emocionalmente. Creencias en torno a la menstruación han hecho entender que las hormonas femeninas son un inconveniente que requiere atención médica para tratarse o erradicarse. Si logramos cambiar estas ideas tendremos un recurso, no solo propio de cada mujer, sino adecuado para comenzar un camino de auto-conocimiento y sabiduría.  Miranda Gray es una de las motivadoras menstruales que ha impulsado a muchas mujeres a amar su ciclo y tomar provecho de este. En una charla del curso Moon Mothers, dictado en Chile el 2013, se nos incentiva diciendo lo siguiente: “El trabajo que se aplica al ciclo menstrual es un método para ascender tu nivel de consciencia, intencionadamente”. Estas palabras dejan un llamado para comenzar a entender que nuestro ciclo menstrual tiene un poder ilimitado de autogeneración y renovación, como las células, y que mediante esta sabiduría, la mujer tiene guardado un gran  potencial.

Nuestra menstruación existe para dar testimonio de nuestra esencia femenina. Las mujeres debemos entender que siempre hay un mensaje detrás de los síntomas menstruales. Si nuestra relación de pareja va mal, nuestro trabajo no nos hace feliz o tenemos conflictos con nuestra sexualidad, entonces seremos más propensas a tener un síntoma premenstrual muy agudo y nos mostraremos menos tolerantes que en otras fases del ciclo. Muchas mujeres se sienten “atrapadas” en su vida y esta aflicción genera una manifestación física. Como somos seres humanos integrales, todo lo que ocurra en nuestras emociones ocurrirá en nuestra salud: sin salud emocional no hay salud física. El sistema femenino es muy sofisticado y si algo nos sucede emocionalmente, nuestro ciclo menstrual nos alertará de inmediato. Muchas veces pasamos por alto estas advertencias y nos llenamos de medicamentos que no demorarán en somatizarse en nuestro útero, trompas, ovarios, vagina o pechos.

27e484b06cbc4d3bacc65522748c0434La menstruación siempre trae un mensaje para nosotras. Durante este periodo de sangramiento, especialmente ocurre un despertar en nuestra consciencia que hace que todo lo que hayamos callado, sublimado, ocultado, o retenido se manifieste. Muchas veces no estamos capacitadas para reflexionar sobre lo que sentimos, ya sea por falta de tiempo o, simplemente, porque no nos enseñaron a escucharnos. Numerosas mujeres precisan contención para expresar lo que sienten, por tanto, los síntomas premenstruales llegan con mucho malestar y la sangre con mucho dolor. Este “mal sentir” de la menstruación ha hecho que muchas de nosotras la detesten y hagan lo imposible por que pase inadvertida. Desde hace un tiempo, las mujeres han buscado maneras saludables para reconciliarse con este periodo que dura gran parte de la vida y viene una vez al mes, alrededor de 4 a 7 días. Muchas se han preguntado si la menstruación les durará varios años más, debido a los malestares que trae y a la manera que tienen de enfrentarla. Para ninguna mujer es saludable vivir una vida así, ¿verdad?, odiando su condición cada mes. La menstruación no solamente es un testimonio de que estás en edad fértil, o mera manifestación física, que se puede reducir a la explicación de que la sangre menstrual es la liberación de las capas del endometrio. ¡Este momento es eso y mucho más!

Para abordar nuestra menstruación tenemos que comprender que debe ser tratada de manera integral, percibiéndola no solo a nivel físico, sino también a nivel conductual, emocional, mental y espiritual. Comprenderla en su totalidad, incluyendo el “ser humano” en todos sus planos, te aportará grandes beneficios de auto-conocimiento y podrás tomar provecho de este periodo como el mejor momento para conocerte, sanar y renacer mes a mes.

Cuando una mujer se reconoce como tal, comprende su energía y fortaleza interior, siente e identifica sus tiempos, respetando su propio reloj; significa que ha empezado un camino de auto-valoración que la ayudará a ser un canal de luz en esta tierra.

descargaTodas las mujeres estamos in-formadas en base a la naturaleza, ¿qué quiere decir esto? Que somos como la madre tierra, pues tenemos ciclos y cambios constantes. Así, tenemos una cercanía con la luna que nos hace ser cíclicas y cambiantes como ella. Reconocernos cíclicas nos da el beneficio de saber que todo cambia y se transforma, por tanto, nada es permanente. Esto lo vivimos, mes a mes, en nuestro cuerpo, a través de la modificación de emociones y conductas. En un mes podemos transitar por cuatro estados, matizados de experiencias que nos hacen conocernos mejor.

La menstruación es una demostración de la vida, de nuestra fertilidad. Su llegada es un momento importante de conexión con nuestro cuerpo y emociones, y se relaciona con todo lo creativo que habita en nuestro ser. Es un tiempo para reconocer el amor que tenemos por nosotras mismas como mujeres y, en definitiva, el amor a la vida que llevamos.

¿Es posible recuperar la sabiduría del ciclo menstrual? Pues sí, solo debemos sintonizarnos con nuestra naturaleza cíclica que experimentamos cada mes y que se manifiesta acompañada de las fases de la luna. Christiane Northrup es una prestigiosa obstetra y ginecóloga acreditada, titulada por la Escuela de Medicina de Dartmouth, que ha escrito mucho sobre la sanación femenina, en su libro, el cual te recomiendo leer, Cuerpo de mujer sabiduría de mujer, dice:

(…) incluso en la sociedad moderna, en la que estamos desconectadas de los ritmos de la naturaleza, el ciclo de la ovulación está influido por la Luna. Los estudios han demostrado que los índices más elevados de concepción, y probablemente de ovulación, se producen durante la Luna llena o el día anterior. Durante la Luna Nueva disminuyen los índices de ovulación y concepción, y a un número cada vez mayor de mujeres les viene la menstruación. Cuando reconocemos, entendemos y trabajamos en forma consciente que el ciclo menstrual es nuestra conexión con los ciclos macrocósmicos de la naturaleza, las fases crecientes y menguantes de la luna, el flujo y reflujo de las mareas y los cambios de estación, comprendemos que son estos mismos ritmos universales que gobiernan las mareas y las fases de la luna, y que a través de ellos estamos ligadas a un ciclo creativo; logramos vincularnos con nuestra sabiduría interior.

TODAS LAS MUJERES SOMOS CÍCLICAS, saca provecho de esto¡

Para entender el ciclo menstrual, lo primero que te sirve realizar es: estar atenta a tu cuerpo.

No importa si existe una regla de cada 28 debiera llegar tu sangrado, y al 14 es cuando ovulas, eso no importa realmente, lo que si, es tu cuerpo lo que importa, que lo vayas escuchando, entendiendo, siguiendo la pista de tus hormonas y sus cambios, es desde aquí que el ciclo menstrual se convierte en una de las mejores herramientas de autoconocimiento.

Ve a descargar y obtén el recurso gratuito para seguir tu ciclicidad.

María José.

www.afloramujer.cl

Publicado el 5 comentarios

Vagina y Vulva no son lo mismo

Tomando conciencia de nuestro cuerpo:

No siempre tenemos muy clara nuestra anatomía y menos en cuestión de aparato reproductor. Créeme no crecí con está información, como en todo la busque, la estudie para de verdad entender-me y conocer-me, esto de conocer nuestra anatomía es crucial para una vida sexual placentera.

La vulva es lo que puedes ver a simple vista, como cuando te miras con un espejo. Lo que ves es: el monte de venus, los labios, el clítoris, la entrada de la vagina, el periné y el ano. Además de las glándulas de Skene y las de Bartolino, que también ejercen un papel fundamental de irrigación sanguínea durante las relaciones sexuales.

Y la vagina es la cavidad donde puedes introducir un dedo, la copa luna, o donde entra el pene, es llamada como “la cavidad fibro-muscular interna”, y comienza en el entrada vaginal y llega hasta el cuello del útero.

Por lo tanto mientras que la vagina es un órgano interno, la vulva se mantiene en el exterior. En cualquier caso, ambas están conectadas, ya que en la vulva es donde se encuentra la abertura de la vagina.

Te recomiendo tomar un espejo y mirarte, conocerte mejor tu misma, ponerle nombre a aquello que ves.

Vamos atrévete¡¡¡
www.afloramujer.cl

Publicado el 1 comentario

Reconoce tus 4 energías sexuales

Nosotras, las mujeres, tendemos a pensar sobre nuestro deseo sexual como a veces “elevado” o a veces “bajo”, pero en realidad tenemos cuatro tipos de deseo muy diferentes, los cuales experimentamos en diferentes etapas al mes.

 

La razón por la cual muchas de nosotras no estamos en sintonía con nuestras energías sexuales es porque comparamos nuestras vidas con las de aquellas mujeres representadas en revistas, en televisión y en películas. Podemos aspirar a tener vidas sexuales como las de ellas o sentimos que algo anda mal con nosotras porque no somos como ellas. Lo que nos hace falta, es información de que experimentamos diferentes necesidades, motivaciones y deseos sexuales dependiendo en qué fase de nuestro ciclo estemos. Cuando reconocemos estas diferentes energías sexuales podemos dejar de lado expectativas irreales y simplemente disfrutar de todas las variadas experiencias sexuales que ellas traen.

Para liberar nuestras cuatro energías sexuales, necesitamos saber cuándo ocurren, cómo son y qué podemos hacer para disfrutarlas plenamente.

En nuestro ciclo menstrual experimentamos naturalmente cuatro fases separadas; ovulación, pre-menstruación, menstruación y pre-ovulación, y cada fase está caracterizada por un tipo de energía sexual diferente. Esto explica porque no somos consistentes con el tipo de sexo que queremos. Si queremos sexo apurado, sexo amoroso, sexo escabroso o sexo espiritual, todo depende de la fase de nuestro ciclo.

Entonces, ¿Cómo reconocemos estas diferentes energías sexuales en nosotras? ¿Cómo podemos intensificarlas, disfrutarlas y experimentar con ellas?

 

La fase de pre-ovulación

 

La energía sexual de la fase de pre-ovulación puede ser vista como la de una joven virgen, y podemos encontrar imágenes que representan este tipo de deseo sexual en la mitología, en cuentos de diosas vírgenes, sensuales, dinámicas e independientes. Estas diosas salen de fiesta y a divertirse; no se preocupan por el compromiso o comenzar una familia.

Este ¨deseo sexual de Virgen¨ está caracterizado por tener un enfoque divertido y alegre. Después de la menstruación nos sentimos más atléticas y energéticas, y tal vez seamos más sociables y extrovertidas.

El sexo no es una experiencia emocionalmente profunda, sino una grandiosa manera de divertirnos. Tal vez seamos más coquetas y es mucho más probable que durmamos con un hombre en la primera cita.

Para liberar este deseo sexual, ¡diviértete! Deja de lado tus responsabilidades y juega. Imagínate que eres una independiente diosa del sexo, así que haz contacto visual y coquetea con los chicos. Vístete con ropa interior erótica de encaje y blanca –para que te haga sentir ¨virgen¨.

Querrás tener sexo por diversión, y naturalmente no querrás el tipo de sexo que dura mucho o es emocionalmente profundo. Ten mucho ¨sexo apurado¨ pero en tus términos -¡recuerda que eres estupenda y podrías tener a cualquier hombre!

 

La fase de ovulación

 

Alrededor de la ovulación, nuestro deseo sexual naturalmente cambia: se vuelve más suave, más maternal y más enfocado en una relación. Encontramos representaciones de este tipo de deseo sexual en numerosos cuentos sobre La Diosa Tierra o La Diosa Madre. Estas mujeres son voluptuosas, fuertes y muy sensuales. Este ¨deseo sexual de madre¨ necesita expresión emocional con mucho placer físico y requiere de compromiso por parte de nuestra pareja sexual. El sexo en este momento también fortalece nuestro compromiso emocional con nuestra pareja.

Para liberar esta energía sexual: llena tu vida sexual de amor, romance y sensualidad. Dile a tu pareja que necesitas que te consienta e invite a cenar antes de llegar al sexo. Tu deseo sexual te hará querer conversar y compartir y tener mucho juego erótico antes del sexo para poder sentirte plenamente satisfecha. Pon tu habitación de manera romántica con flores y velas, no apresures llegar al sexo; tómate tu tiempo. Escoge posiciones sexuales en las cuales te ver la cara con tu pareja y usa el tiempo entre relaciones sexuales para acariciarte y abrazarte con tu pareja.

Durante esta fase podrás sentirte más atraída por hombres que puedan ofrecerte estabilidad y seguridad, así que estate atenta si te proponen matrimonio; lo más probable es que digas que ¨sí¨.

 

La fase pre-menstrual

 

Después de la fase de ovulación viene la fase pre-menstrual, la cual puede traer en las mujeres la energía sexual más difícil de disfrutar. Atadas con síntomas pre-menstruales físicos y emocionales, a menudo entramos en conflicto al sentirnos agresivamente sexuales, emocionalmente necesitadas y extremadamente críticas, especialmente de nosotras mismas.

Encontramos rastros de este deseo sexual en cuentos sobre mujeres seductoras que provocan a caballeros galantes. Cuando este ¨deseo sexual de Seductora¨ se ignora o se reprime, mostramos síntomas pre-menstruales de agresión, frustración o estamos a la defensiva. Sin embargo, cuando los expresamos libremente, ¡esta fase nos trae un tipo de sexo salvaje, frecuente, sin inhibiciones y orgásmico!

Para liberar esta energía sexual: baja las barreras. Deja a un lado la necesidad de ser atenta y maternal. Esta fase es parecida a la del ¨deseo sexual de Virgen¨ pero es más profunda y mucho más erótica y fuerte. Deja entrar esta extrema sensualidad a tu vida y olvídate de que tu cuerpo no es ¨perfecto¨ -tu carisma sexual compensará por esto. Demuestra la pasión latente que apenas se mantiene a raya, y estate segura de que puedes conducir a cualquier hombre a un agotamiento salvaje -¡si así lo decides!

Como con el ¨deseo sexual de Virgen¨, es mucho más probable que digas que ¨sí¨ en la primera cita, pero ten cuidado –también es mucho más probable que te sientas atraída por hombres muy dominantes y fuertes.

 

La fase menstrual

El cuarto deseo sexual ocurre alrededor de la menstruación, y encontramos representaciones de este deseo sexual en cuentos y leyendas que presentan a una mujer mayor, mágica, sensual, experimentada o una mujer sabia.

Desafortunadamente, muchas mujeres son reacias a tener sexo durante este tiempo, así que pueden perderse de orgasmos muy profundos y espirituales.

Este deseo sexual despierta muy despacio, pero el sexo en esos momentos puede convertirse en una hermosa manera de tocar el alma de tu pareja y profundizar el amor entre ustedes. Este ¨deseo sexual de Sabia¨ te ofrece confianza y paz interior, la cual te permite dar y ser generosa en tu relación sexual.

Para liberar este deseo sexual, tómate tu tiempo, sin formarte ninguna expectativa. Disfruta de tu cuerpo sensual y encontrarás y querrás compartir esto con tu pareja. Comparte masajes íntimos, abrazos desnudos, mucho contacto visual y sexo lánguido. No te preocupes si no tienes un orgasmo –no lo necesitas.

Estos cuatro deseos sexuales forman parte de la sexualidad natural de la mujer y su ritmo y expresión son únicos en cada una. Tristemente en el frenético diario mundo del trabajo, familia y responsabilidades, el sexo pierde su prioridad. Así que este mes dale una atención especial a tus necesidades sexuales y a satisfacerlas. Tal vez tome un poco de extra planeación y organización pero los beneficios de incrementar la confianza sexual, la imagen positiva de tu cuerpo y la profundización de tu relación, valdrán mucho la pena. ¡Disfruta de ser la virgen coqueta, la madre voluptuosa, la mujer seductora y fuerte y la amante espiritual –cada mes!

 

By Miranda Gray

www.redmoonthebook.com

 

Publicado el Deja un comentario

La seducción es un proceso que comienza desde adentro

 En la fase de luna llena puede que andemos más seductoras y sensuales.

Collage

Si estas pre-ovular o ovulando con mayor razón (*pre menstrual y menstrual algunas chicas también les nace esta autoseducción)

Aquí explico un poco esto de la autoseducción. Quedémonos con esto que Pilar Sordo psicóloga Chilena explica.

«La seducción es un proceso que comienza desde adentro.
La autoseducción es muy parecida al concepto real de autoestima o de autocuidado, y que pasa por saber que nada sale hacia afuera sino está dentro de nosotras primero»

 

En nosotras están las 4 estaciones y fases de la luna, anota tus cambios, volora positivamente cada uno de estos procesos en el mes y poténcialos en ti, saca provecho y autoseducete a ti misma, es decir → conoce tu cuerpo, tu toda entera.

Imagen: Copyright © 2016 The Invisible Realm by Felipe Posada.

http://theinvisiblerealm.com/

Mj

 

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es la sexualidad sagrada en la mujer?

 

 

393934_3168234215864_135999601_nEs la búsqueda del si mismas esencial.

De tu verdadera naturaleza de mujer, la búsqueda de la libertad y el autoconocimiento.

Es la reconquista de tu cuerpo.

Es volver a unir, mente-cuerpo y emoción.

Es reconocerte completa y no compleja.

ES DEJAR DE ANDAR BUSCANDO MEDIAS NARANJAS

Es reconocer que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.

 

MJ Sanahi.

www.afloramujer.cl

Publicado el 4 comentarios

Cuando el Pene

young-couple-1031642_960_720 “Solamente cuando el pene del hombre puede entrar con amor en la vagina de la mujer de forma desinteresada y sin expectativas, estando completamente presente y libre de imágenes mentales de su pasado sexual, podrá recibir de ella sus energías más finas y divinas que lo regeneran y purifican su corazón»

El pene en nuestra mente-corazón… ¿es sagrado también? ¿lo valoramos?… ¿hay heridas en nuestros recuerdos cuando pensamos en el pene?, o quizás tenemos una herida especifica ¿con el pene de aquel hombre?, ¿Hay algo que debas sanar con respecto al pene?, ¿Sientes enojo con algún pene?… créeme estas preguntas no tiene que ver con si te gusta o no el pene, vamos más allá…esto tiene que ver con escuchar tu vagina, sentir que siente con respecto a los penes que la han visitado.


Hay hombres que buscas solo su gratificación en el encuentro sexual con la vagina, usan a la mujer para eyacular, como un medio para liberar su energía acumulada, se masturban con tu yoni sagrado. Hay mujeres que por desconocimiento, ingenuidad o inconsciencia entregan su flor a hombres que únicamente las están utilizando. ¿Qué crees que ocurre aquí?, ¿Qué tipo de lazo energético se ha creado en este encuentro sexual?


Estoy segura que tu bien sabes cuándo el hombre con el que has tenido relaciones no ha estado del todo ahí presente, al momento del encuentro sexual, cuando se ha apresurado, y ha sido guiado solamente por sus impulsos; una lo siente, yo lo he sentido y no soy diferente a ti.

Y si mis queridas hay hombres que solo piensan en su gratificación, y desde su inconciencia usan a la mujer para eyacular. ¿El precio de esto para la mujer sabes cuál es? Que ella está acentuando la herida sobre lo femenino, en su linaje y en la memoria ancestral de lo femenino.

Yo he conocido hombres que realmente aman las vaginas, y andan como les decía yo “despertando diosas con sus penes”, era increíble cuando veía el aura de esas mujeres, cuando habían tenido contacto sexual con un hombre que amo su vagina, ellas brillan. ¿Y sabes por qué sucede esto? Porque un buen sexo, no necesariamente es el sexo con más posturas, un buen sexo es ese donde ella ama el pene y el ama la vagina, donde ese amor no necesariamente se da como “amor de pareja”, simplemente saben amar esa zona. (Y esto si puede provocar las posturas más alocadas que te imagines)

Sin embargo cuando nos dejamos penetrar rápido y furioso, como para que termine rapidito el pene, sin ganas de parte de nosotras, nuestra energía vital se va consumiendo, y se va formando una herida sexual y una tensión sexual.

Me explico:
Una herida sexual no es que te hayan hecho daño físico en tu vagina (aunque hay casos que si sucede y son bruscos en movimientos e incluso con sus dedos), esta es una herida en la energía de esa zona, que conlleva una memoria, asociada a una emoción que no pudiste expresar o decir. Por ejemplo en el caso de una violación, o un sexo a cambio de amor, donde te abriste a recibir pero lo que recibiste no fue lo que esperabas, no fue amor y lo sabias, ni siquiera fue placer para ti, el solamente pensó en él. Cuando esto ocurre se forma una herida, que puede incluso manifestar un síntoma más adelante si es que continúas teniendo sexo con penes desinteresados por la vagina, con penes narcisos.
Y una tensión sexual se genera cuando no alcanzas el orgasmo, Cuando no puedes ser tú misma en la cama, y haces el sexo en función del goce del otro y te olvidas de tu propio goce, de lo que a ti te gusta que te hagan para excitarte. También ocurre, cuando hay introyectos, creencias en tu mente de que expresarte sexualmente no es bueno. Cuando por obligación tienes que abrir tu flor (y no estoy hablando solo de una violación) hay varias mujeres que sin tener deseos, tienen igual sexo con su marido, pareja, lo que sea… ¿por qué? A veces hasta para que te deje de molestar, o para que ande de mejor humor al otro día ese pene y su dueño. Estas dos energías van degradando la energía en los ovarios y el útero. Se va perdiendo el arte sensual en el sexo.

Esto no es una queja… hay que entender que si un hombre actúa así con su pene narciso, esto couple-1531266expresa que eso que le hace a la vagina (por ignorancia, desconocimiento, inconciencia) pues él también lo hace consigo mismo, y agrede su parte femenina. Su ánima, su ying, su luna.

Hay que trabajar esto en nuestras relaciones personales, con nuestro pololo, pareja, marido… ¿cómo hacerlo? Sanando esas heridas que has permitido que algunos penes narcisos dejen en ti. Permitiendo que vuelva el arte sensual a tu relación, liberando las emociones reprimidas de la herida que puedas tener en lo sexual y reconociendo tanto al pene (tu animus) y a la vagina (tu anima) como parte de ti.

El daño o trato desconsiderado que hemos vivido con algunos penes es también el trato que tenemos con nosotras mismas hacia nuestro lado masculino, al igual que en el caso de el con su lado femenino. Por eso sirve que trabajemos para equilibrar estas energías, para sanar estos tratos sobre todo en lo sexual, pues es bien bonito sanar esto en un acto tan hermoso tan placentero y gozoso como cuando el pene y la vagina se unen, sin heridas, en amor, con tiempo, en paz, libres sin conquistar uno al otro solo compartir sus bondades en amor, en libertad.

El texto entre comillas fue encontrado en internet sin datos de autor, me inspire en el apenas lo leí.