Tal y como te hemos comentado anteriormente, estarás de acuerdo con nosotros en que afirmaciones como “No plantes aún, no es luna llena” o “Tu cosecha crecerá mejor si la siembras durante luna creciente” no son meras desconocidas.

Al contrario de lo que en un principio pudiésemos pensar, estas cuestiones no son simplemente creencias populares o invenciones de nuestros abuelos.

¡Son hechos confirmados!

La Luna contribuye, de una forma u otra, al crecimiento, germinación o fructificación de los cultivos. Esto es así, sin ninguna duda posible.

La savia de las plantas, la fotosíntesis o el enraizamiento de las semillas son algunas de las etapas de desarrollo que se ven afectadas por la Luna. Por tanto, sembrar en un día u otro, o lo que es lo mismo, es una etapa lunar o otra, va a significar que la planta prospere o no.

Por ello, no está de más saber cuáles son las distintas fases lunares y qué efectos pueden tener en los cultivos.

Entradas recomendadas