No se trata de un avanzar hacia fuera, sino de un penetrar hacia dentro.