Tu exceso de magia desviste tu mente, tu cuerpo y tu corazón.