Lo Sagrado femenino nunca muere, y en una vida mortal se transforma continuamente.